Esta carta cuenta con el respaldo y apoyo de

Estrechando lazos

Carta abierta de apoyo al sector agrícola, ganadero y pesquero local y sostenible ante la crisis sanitaria del COVID-19

Greenpeace lanza esta carta abierta para apoyar a la pequeña y mediana agricultura, ganadería y pesca que, en general y también en el marco de la actual crisis sanitaria, se están viendo duramente perjudicadas, en beneficio de las grandes superficies.

Esta carta cuenta con el respaldo y apoyo de

Entidades:
ADEGA – Asociación para a Defensa Ecolóxica de Galiza; Algarbía en Transición; ANA – Asociación Amigos de la Naturaleza; APAEMA; ARGEOL; ASiA – Associació Salut i Agroecología; Aso. Eco Sierra de Alcaraz Tierra Verde; ASOAR_ARMEGA; Asociación Bee Garden; Asociación de Agricultura Regenerativa; Asociación de Pescadores Artesanales del Cabo de Gata (Pescartes); Asociación del Sector Primario Extremeño; ASOCIACIÓN ECOCOLMENA ESPAÑA; Asociación Galega de Apicultura; Asociaciòn Guadalhorce Ecològico; Asociación Libere Educación y Desarrollo; Asociación Pola Defensa da Ría; Asociación Somos Sierra Norte de Sevilla; ASOCIACIÓN VALOR ECOLÓGICO, ECOVALIA; Asociación Vida Sana; Associació de dones del Món Rural.Pageses i ramaderes de Catalunya; Bionekazaritza; Carro de Combate; CEAV (CONFEDERACIÓN ESTATAL DE ASOCIACIONES VECINALES); Confederació de Cooperatives de Catalunya; Consejo de Agricultura y Alimentación Ecológica de Euskadi (Ekolurra); Cooperactivas Red; Cooperativa de pescadores de San Cristóbal, s.l.; Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG); Coordinadora El Rincón-Ecologistas en Acción; CPAEN/NNPEK; ECO-AGRICULTURA MARJALA; Ecologistas en Acción; Ecologistas en Acción de Sanlúcar de Barrameda; Ecoloxistas en Acción Galiza; Ecosol. Coop. consumo agroecológico; EHNE Bizkaia; EHNE Gipuzkoa; EHNE Nafarroa; El Brot SCCL; ETXALDE Nekazaritza Iraunkorra; Federació d’Ecologistes en Acció de Catalunya; Federación Española de Ingeniería Sin Fronteras; Federación Española de la Dehesa; FODESAM; Fundación Entretantos; Fundación Lonxanet para la pesca sostenible; Fundación Savia; Garúa S. Coop. Mad.; GECEN; Germinando; Greenpeace; Grup d’Estudi i Protecció dels Ecosistemes Catalans – Ecologistes de Catalunya; Grupo de consumo local El Semillero; Hogar sin Tóxicos; INTERECO; l Enllaç de l ebre; ¡La Colmena Que Dice Sí!; La Ortiga, Cooperativa de Consumo Ecológico de Sevilla; La Xarxeta. Xarxa de pageos i pageses agroecoligics de Catalunya; LANDARLAN INGURUMEN ELKARTEA; Low Impact Fishers of Europe (LIFE); Mercado Social de Madrid; Mercao Social La Rendija; Naturkon Gipuzkoa; Paisaje, Ecología y Género; Plataforma por la Ganadería Extensiva y el Pastoralismo; Plataforma Salvemos la Vega-VegaEduca; REAS Red de redes de Economía Alternativa y Solidaria; Red Agroecológica de Cádiz; Red Agroecológica de Lavapiés; Red Canaria de semillas; Red de Consumo Ecológico de Mijas; Red de Semillas “Resembrando e Intercambiando”; Sakana Garapen Agentzia; Simiente Disidente; Sindicato Labrego Galego (SLG); Sociedad Española de Agricultura Ecológica (SEAE); Surcos Urbanos; Unió de Pagesos; Unión Agroganadera De Álava (UAGA); Unión de Pequeños Agricultores (UPA); Universidad Rural Paulo Freire Sierra de Huelva; Vuelta al Campo; Xarxa De Consum Responsable; XES (Xarxa d’Economia Solidària)

Empresas productoras:
Abella Lupa SAT; Agro Can Genover – Biograssfed; Aula Bee Garden Málaga; Catanostrum; dLana; Ecotros; Granja agroecológica deCorral; Granny & Granny SL; La Güerta Ciclista; La reina Extremeña; La Vall de la Casella, Coop. V.; Pesquerias Lanza s.l; Quesería El Palacio; Remediu rural; Sambucus; Viviendo en el Campo

Productores a título individual:
Alfons Domínguez; Ana Mendive Iguaz; Andrés Góngora Belmonte; Conchita Pfitsch; Estefanía Ortas de Haro; Francisco José Millán; Guillem Orfí Verd; Ignacio Hernandez de la Cal; Leticia Toledo Martín; Luis Alberto Lentijo Herrero; Manuel García Portela; Toni Martínez Martí; Vicent Gil Monros; Victor Olivas Encarnación

Estrechando lazos

ANA apoya y es una de las entidades firmantes de la Carta abierta titulada

Estrechando lazos

Carta abierta de apoyo al sector agrícola, ganadero y pesquero local y sostenible ante la crisis sanitaria del COVID-19

No cabe duda que la prioridad para la sociedad en este momento es superar la crisis sanitaria que estamos viviendo. Por ello, el máximo agradecimiento a todas las personas, servicios y administraciones que están dando lo mejor de sí para frenar esta amenaza.

En estos días de crisis global, nuestros pensamientos y solidaridad están con quienes, directa o indirectamente, enfrentan las consecuencias del COVID-19 y, de manera muy especial, con aquellas personas y comunidades que son más vulnerables. Uno de los mejores valores comunes que tenemos como sociedad es nuestra capacidad de amabilidad colectiva hacia los demás y hacia nuestro planeta.

Por este motivo, y ahora más que nunca, necesitamos la calidad y cercanía de los productos del sector agrícola, ganadero y pesquero que trabaja en armonía con el planeta. Y queremos que os sintáis queridos y apoyados por la sociedad.

La naturaleza nos protege y nos da de comer. La pequeña y mediana agricultura y ganadería así como la pesca artesanal de bajo impacto, con un fuerte vínculo territorial, cuidan de la naturaleza, garantizan el suministro de alimentos y también un mundo rural vivo, fijando la población en el territorio.

Ante la actual crisis sanitaria, nos damos cuenta de lo realmente importante: las personas, la salud pública, el cuidado del planeta, la alimentación, el agua, el aire… las relaciones humanas y sin duda, más que nunca, la cooperación. Todas las personas juntas podemos superar esta pandemia, pero también la mayor amenaza a la que se enfrenta la humanidad, la emergencia climática y la destrucción de la biodiversidad. Sin un sector agrícola, ganadero y pesquero fuerte, sostenible, de cercanía y valorado por la sociedad no lo podemos hacer.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) las granjas familiares representan más del 90% de todas las explotaciones agrícolas del planeta y producen el 80% de los alimentos del mundo en términos de valor económico. Por otro lado, el 90% de la pesca es de pequeña escala, y abarca la mitad de las capturas en los países empobrecidos. Sin embargo, las desigualdades son también acuciantes. Por ejemplo, las mujeres suponen casi el 50 por ciento de la mano de obra agrícola, pero sólo poseen el 15% de las tierras agrícolas.

La agricultura fue, hasta la década de los 60, el soporte principal de la economía a nivel del estado español, pero actualmente emplea sólo alrededor del 6% de la población activa. En todos los ámbitos, son la pequeña y mediana agricultura y ganadería y la pesca artesanal las que más se ven afectadas por los Tratados de Comercio e Inversión y la desregulación del mercado, que imponen un modelo cada vez más industrializado y subyugado a los oligopolios y fluctuaciones de los mercados, donde no se garantiza un precio justo para las personas productoras. Ante una demanda cada vez mayor por parte de la población de alimentos saludables y sostenibles hay sectores que emergen y deben ser apoyados. Por ejemplo, la producción ecológica, la ganadería extensiva y la pesca artesanal de bajo impacto.

Sin embargo, vemos cómo, en estos días, ante una crisis sanitaria, la pequeña y mediana agricultura, ganadería y pesca, así como aquellos sectores que a pequeña escala transforman y distribuyen los alimentos, son los principales perjudicados, cuando también pueden aportar bienes de primera necesidad protegiendo a su vez el entorno, algo que nos permitirá ser resilientes y enfrentarnos a otras crisis, cuando ésta esté superada. En particular, la dependencia cada vez mayor de la gran distribución alimentaria está poniendo en peligro el modelo de producción agroecológico y más sostenible social y ambientalmente.

Sus principales canales de distribución de alimentos se cierran o se ven tocados casi de muerte. Es prioritario garantizar su funcionamiento, por las personas que viven de este sector, para que todas las personas sigamos pudiendo tener alimentos de calidad y sostenibles en nuestros platos, para garantizar el cuidado de la Naturaleza y un mundo rural vivo.

Es responsabilidad de los Estados garantizar el Derecho a la alimentación y nutrición adecuadas y los derechos de las personas productoras, más aún en momentos de emergencia. Se necesitan cambios profundos en nuestros patrones de consumo y en el modelo agroalimentario y, para ello, hace falta un apoyo decidido con políticas públicas.

Las entidades firmantes demandamos:

– Desarrollar e implementar un entorno normativo propicio (incluyendo políticas e instrumentos de regulación de los mercados, inversiones y marcos institucionales integrales y coherentes, compra pública, etc.) que apoye la agricultura y ganadería de pequeña y mediana escala, así como la pesca artesanal, para que se garantice su actividad tanto en estos momentos de crisis sanitaria así como en el futuro;

Apoyar a la juventud y a las mujeres de las zonas rurales, permitiéndoles acceder a los activos productivos, los recursos naturales, la información, la educación, los mercados y a participar en los procesos de formulación de políticas, para así mantener estas actividades en un futuro y crear empleo;

Apoyar, de forma decidida, la llegada de alimentos ecológicos, locales y saludables a la población, y en particular a quienes más los necesitan;

Fortalecer las organizaciones agrícolas, ganaderas y pesqueras y sus capacidades para generar conocimientos, transmitir saberes y vincular el conocimiento local específico (tradicional) con nuevas soluciones;

Mejorar los medios necesarios a la pequeña y mediana agricultura, ganadería y pesca y reforzar su resiliencia frente a múltiples y nuevos peligros con el acceso a servicios sociales y económicos básicos, así como facilitar y promover la diversificación de la producción para reducir los riesgos y aumentar los beneficios económicos;

Promover, tanto ahora como para un futuro, el acceso a los mercados de manera prioritaria a todos aquellos productos que provengan de una producción local y sostenible. Asimismo, es necesario promover la transformación artesanal de productos con criterios comunes en materia higiénico-sanitaria para una comercialización en canales cortos y venta directa;

Generar políticas públicas y un apoyo económico suficiente para dar impulso a la venta directa, circuitos cortos de comercialización, mercados tradicionales y a las iniciativas que, en este sentido, realizan las personas agricultoras y consumidoras;

Promover la sostenibilidad de la pequeña y mediana agricultura, ganadería y pesca para garantizar el derecho a la soberanía y seguridad alimentaria de toda la población mediante sistemas alimentarios resilientes frente al cambio climático y la pérdida de biodiversidad, con acceso, gestión responsable y uso de la tierra, el agua y otros recursos naturales;

Incrementar la inversión en un modelo productivo que respete los límites planetarios, que sea justo, igualitario y permita proveer de alimentos sanos y sostenibles a todas las personas.

MANIFIESTO PLATAFORMA #SOSbiodiversidad #SOSabejas

Plataforma SOSbiodiversidad SOSabejas

ANA, en su condición de miembro de la Plataforma SOSbiodiversidad SOSabejas, ha firmado y hace público el siguiente

Manifiesto Plataforma

  1. Prohibición lo antes posible de todos los plaguicidas tóxicos para los polinizadores y se tenga en cuenta el principio de precaución tanto para la salud humana como de las abejas, es necesario fechas límite de 1 año desde la elaboración del Plan de Acción Nacional para la Conservación de los Polinizadores para la prohibición de todos los plaguicidas autorizados en España en cuya ficha de registro se establezca que es peligroso para las abejas y demás polinizadores.
  2. Prohibición sin excepciones de todas las fumigaciones aéreas por cualquier medio (avionetas, drones, etc) y todas las fumigaciones en cunetas de carreteras y otras vías. Y mientras se da esa prohibición solicitamos que sea fácil conseguir la información sobre las aplicaciones autorizadas ya que la ley obliga a su vista pública y a un Registro de Aplicaciones Aéreas, concretamente el artículo 29 del Real Decreto 1311/2012, de 14 de Septiembre, por el que se establece el marco de actuación para conseguir un uso sostenible de los productos fitosanitarios.
  3. Prohibición total del uso del glifosato como ya han prohibido varios países de la Unión Europea y del resto del mundo. Este producto ha sido declarado como cancerígeno categoría 2A por el IARC Agencia Internacional para la investigación del cáncer y a día de hoy es muy usado por la industria agroalimentaria y en parques y jardines en muchos municipios de España. El producto a su vez es altamente peligroso para los polinizadores.
  4. Inversión para la investigación universitaria de las causas de la alta mortandad de polinizadores a nivel estatal. Creación de una base de datos de muestras analizadas para determinar las causas y poder mejorar su resilencia en el futuro. Estableciendo un canon sobre el uso de los pesticidas hasta su prohibición total para hacer viable tal inversión.
  5. Restaurar los ecosistemas naturales en las zonas agrícolas para que la agricultura contribuya a la recuperación de la biodiversidad. Apoyar a los agricultores en la transición, reformando la agricultura priorizando: pequeña escala, diversidad, sostenibilidad y prácticas agroecológicas, así como formación e investigación independientes en el ámbito de la agricultura libre de plaguicidas y de organismos modificados genéticamente.

Manifestación 31 de enero Madrid

La plataforma SOSBiodiversidad SOSAbejas (de la que ANA forma parte), junto con la Asociación Española de Apicultores, las plataformas Etiquetado Claro y StopVespaVelutina, han organizado una gran manifestación con el lema por la supervivencia de las abejas y cuyos hashtags para las redes sociales son:

#SOSbiodiversidad

#SOSabejas

#SaveBeesAndFarmers

#StopVespaVelutina

#EtiquetadoClaroYA

#EtiquetadoClaro

#Miel

En el cartel que compartimos aparece la información de la convocatoria, de la cuál también se puede obtener más información por las redes sociales de las plataformas.

Salva a las abejas y los agricultores

Hoy lunes se ha lanzado una iniciativa ciudadana europea para recoger firmas para prohibir plaguicidas tóxicos, ANA que forma parte de la Red para la Prohibición de los Plaguicidas Neurotóxicos y de la Plataforma SOSbiodiversidad SOSabejas no sólo apoya esta iniciativa sino que la suscribe como propia e insta a sus socios y simpatizantes a que firmen y difundan entre familiares y amigos para poner nuestro granito de arena a la consecución del fin perseguido.

Salva a las abejas y a los granjeros

¡Nos estamos uniendo en toda la Unión Europea para pedir una agricultura apta para las abejas en beneficio de los agricultores, la salud y el medio ambiente! Con nuestra Iniciativa Ciudadana Europea, pedimos a la Comisión Europea que apoye un modelo agrícola que permita que los agricultores y la biodiversidad prosperen en armonía.

Firma la Iniciativa Ciudadana Europea «¡Salva a las abejas y los agricultores!»

Nuestras demandas clave

Una eliminación gradual del uso de pesticidas sintéticos

Para 2030, el uso de pesticidas sintéticos se reducirá gradualmente en un 80 por ciento en la agricultura de la UE. Para 2035, la agricultura en toda la Unión estará trabajando sin pesticidas sintéticos.

Medidas para recuperar la biodiversidad.

Se restaurarán los hábitats y las áreas agrícolas se convertirán en un vector de recuperación de la biodiversidad.

Apoyo a los agricultores.

Los agricultores deben recibir apoyo en la transición necesaria hacia la agroecología. Se favorecerán las granjas pequeñas, diversas y sostenibles, se expandirá la agricultura orgánica y se apoyará la investigación en agricultura libre de pesticidas y transgénicos.

COMIENZA LA RECOGIDA DE FIRMAS DE LA ICE #SaveBeesAndFarmers!!

Para que nos escuchen, hay que llegar al millón de firmas en menos de un año…

Compartimos enlace:
www.savebeesandfarmers.eu/

¿aún no firmaste?

Ayuda a las #abejas y otros #polinizadores se tarda muy poco tiempo…

Help Save #Bees and #Farmers: Sign the European Citizens’ Initiative now! https://www.savebeesandfarmers.eu/

Insecticidas, el mayor depredador de las aves silvestres

lunes 16 sept 2019 https://www.ecoticias.com/naturaleza/196504/insecticidas-mayor-depredador-aves-silvestres

En América del Norte, el 74 % de las poblaciones de aves migratorias que dependen del hábitat agrícola han disminuido significativamente desde 1966, y los pesticidas podrían estar contribuyendo en parte a este declive.

 En los cultivos de arroz, maíz, colza, girasol, soja, frutas, verduras e incluso en los de plantas ornamentales, que atraviesan las aves en sus migraciones, se emplea un químico, el imidacloprid, que pertenece a los neonicotinoides, la clase de insecticida más utilizada en el mundo, para el control de plagas y el tratamiento de semillas.  

El pesticida, que se comercializa desde mediados de los años 90, cuyo uso está estimado en más de 20.000 toneladas de sustancia activa al año, puede pulverizarse en las hojas o inyectarse en los troncos de los árboles, entre otras aplicaciones.

En el 60 % de los usos se aplica en el suelo o directamente en las semillas, pudiendo afectar a insectos o vertebrados que las ingieren.

Hasta el momento, varios estudios habían demostrado que el compuesto perjudicaba a las abejas polinizadoras, actuando en su sistema nervioso central.

Un nuevo trabajo, publicado en la revista Science, demuestra que el pesticida también impacta en los gorriones corona blanca (Zonotrichia leucophrys) que se alimentan de semillas tratadas que quedan en la superficie del suelo tras su dispersión.

“Nuestra investigación muestra que si un pequeño pájaro cantor come solo algunas de estas semillas tratadas le causa efectos anoréxicos como la supresión de apetito y la rápida pérdida de peso”, explica Christy Morrissey, investigadora en el departamento de Biología de la Universidad de Saskatchewan (Canadá) y autora principal del estudio.

Primera evidencia de los efectos negativos

Las científicas realizaron un experimento con gorriones, expuestos a pequeñas dosis de imidacloprid durante una escala en su migración de primavera al sur de Ontario (Canadá).

Así pudieron comprobar que al consumir alimento cubierto de insecticida, las aves reducían su carga de grasa, lo que les hacía retrasar el momento de reanudar su viaje.

“Después de alimentarlas, mantuvimos a las aves durante seis horas para controlar los cambios en el peso corporal y el consumo de alimentos”, señala la experta que lleva 20 años trabajando en temas de ecotoxicología en aves y en neonicotinoides desde 2012.

Después, rastrearon su movimiento y comportamiento con nuevas tecnologías de marcaje ligero a través del Sistema de Rastreo de Vida Silvestre Motus.

“Los gorriones que recibieron la dosis más alta de imidacloprid salieron en promedio 3,5 días más tarde que los pájaros de control”, revela Morrissey.

Además, esas mismas aves perdieron el 6 % de su masa corporal en las seis horas en las que estuvieron monitorizadas. Ambos resultados están asociados con el consumo del insecticida.

“Las aves dosificadas comieron menos y es probable que retrasaron su vuelo porque necesitaban más tiempo para reponerse y recuperar sus reservas”, subraya Margaret L. Eng, coautora e investigadora en el Centro de Toxicología de la universidad canadiense.

Según las científicas, estos efectos podrían afectar severamente a las posibilidades de supervivencia y reproducción de las aves, ya que la migración es un período crítico para estos animales.

“Cualquier demora puede dificultar su éxito en la búsqueda de pareja y en la anidación”, concluye Morrissey, para quien estas consecuencias podrían explicar, en parte, por qué las especies de aves migratorias y agrícolas están disminuyendo tan dramáticamente en todo el mundo.

Fuente: SINC

Imagen de portada: este pequeño gorrión corona blanca ha participado en el experimento para monitorizar su comportamiento tras el consumo de semillas tratadas con insecticida. El ave lleva un radiotransmisor diminuto para rastrear sus movimientos migratorios. Fuente: Margaret Eng.

Imagen vertical: semillas de cereales cubiertas de pesticida. Fuente: Margaret Eng

Los fitosanitarios agrícolas podrían estar ….

Los fitosanitarios agrícolas podrían estar relacionados con una mayor incidencia de ELA y TDAH

      • Investigadores del CIBERESP en la Universidad de Girona aportan evidencia de esta posible asociación en dos artículos publicados en Neurepidemiology y Environmental Research
      • También reportan que el riesgo de ocurrencia de ELA y TDAH asociado a vivir cerca de zonas agrícolas podría aumentar cuando coincide con la exposición a altos niveles de contaminantes derivados del tráfico

Madrid, 7 de agosto de 2018.- Investigadores del CIBER de Epidemiología y Salud Pública (CIBERESP) del Grupo de Investigación en Estadística, Econometría y Salud, GRECS, en la Universidad de Girona, han publicado dos artículos que evidencian una posible asociación entre el uso de fitosanitarios y la mayor ocurrencia de casos de esclerosis lateral amitrófica (ELA) y de trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH).

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los plaguicidas (biocidas o productos fitosanitarios) se definen como aquellas sustancias destinadas a destruir o prevenir la acción de formas de vida animal o vegetal perjudiciales para la salud y también para la agricultura, durante la producción, almacenamiento, transporte, distribución y elaboración de productos agrícolas y sus derivados. Los productos fitosanitarios constituyen un grupo grande y heterogéneo de productos químicos aplicados sobre cultivos agrícolas durante la producción, utilizados desde hace mucho tiempo para prevenir, controlar o tratar enfermedades y plagas.

Impacto del uso de plaguicidas sobre la salud

Es cierto que, en sentido amplio, el uso de los fitosanitarios ha sido muy beneficioso, al contribuir a un incremento de la producción agrícola e, indirectamente, a la seguridad de su almacenamiento; a repeler las plagas en ámbitos domésticos; así como a controlar enfermedades infecciosas, entre las que destacan la erradicación del paludismo y la lucha contra la malaria. Pero también es cierto que son tóxicos (en diferentes grados), tanto para los seres humanos como para otras especies.

De hecho, existe una importante y creciente evidencia, experimental y epidemiológica, de la relación entre la exposición a plaguicidas y la incidencia de diversos trastornos de la salud. Muy recientes revisiones sistemáticas señalan que los efectos más importantes se producen sobre todo en la incidencia del cáncer, pero también –y por este orden– sobre la incidencia de enfermedades neurodegenerativas (como Alzheimer, Parkinson y esclerosis lateral amiotrófica), enfermedades respiratorias (asma y bronquitis), enfermedades reproductivas (infertilidad y defectos en el nacimiento), trastornos en el desarrollo (trastorno por déficit de atención e hiperactividad y autismo) y trastornos metabólicos (diabetes y obesidad).

En este ámbito, el grupo de investigadores del CIBERESP y la Universidad de Girona, liderado por Marc Sáez, desarrolló dos nuevos estudios caso-control de base poblacional, en los que asocian la presencia de fitosanitarios (aproximada como la distancia a la zona agrícola más cercana) y la ocurrencia de ELA y TDAH.

Proximidad a las zonas agrícolas y densidad de tráfico

En el artículo sobre la ELA, publicado en Neuroepidemiology, se analizaron los datos de una cohorte poblacional que cubría la totalidad de Cataluña, en el período 2011-2016. “Además de la existencia de un cierto patrón geográfico en la ocurrencia del ELA, encontramos evidencia de la presencia de aglomeraciones de casos de ELA, todas ellas situadas en zonas de agricultura intensiva”, explica Maria Antònia Barceló, investigadora principal de este trabajo.

El estudio reveló también que, en estas áreas de aglomeraciones de alto riesgo de ocurrencia del ELA, además de corresponder a zonas agrícolas, se encuentran infraestructuras viarias clave con una alta densidad de tráfico. “De hecho, los resultados del modelo multivariado, cuando se controlan por posibles confusores y se modelizan interacciones, sugieren que estas aglomeraciones podrían estar relacionadas con algunos de los factores ambientales, como los productos químicos de uso agrícola y algunos contaminantes atmosféricos consecuencia del tráfico, particularmente los óxidos de nitrógeno, cuya fuente son los vehículos diésel”, explica la investigadora. “Nuestros resultados nos permiten plantear la hipótesis de que la exposición a altos niveles de contaminantes atmosféricos como resultado del tráfico podría aumentar el riesgo de ocurrencia de la ELA asociado a vivir cerca de zonas agrícolas”, concluye.

En el artículo sobre el TDAH, publicado en Environmental Research, se analizan datos de una cohorte poblacional de la subcomarca de La Selva interior, Girona, en el período 2005-2012. En este estudio, los investigadores también hallaron un patrón geográfico norte-sur en la ocurrencia del TDAH, identificando dos aglomeraciones con un riesgo elevado de desarrollar TDAH.

“Los resultados del modelo multivariante sugieren que vivir a menos de 100m de una zona agrícola o de una calle residencial y/o vivir a menos de 300 m de una autopista o autovía o de uno de los polígonos industriales analizados estaba asociado con un mayor riesgo del TDAH”, indica el investigador Marc Saez.

En cuanto a los factores ambientales que podrían estar asociados a TDAH, los investigadores apuntan a “la exposición a pesticidas, compuestos organoclorados y contaminantes atmosféricos consecuencia del tráfico”.

Firma para exigir la prohibición del glifosato

Firma para exigir la prohibición del glifosato en nuestros campos, parques y alimentos.

Logo ANA 17,8KB

 

ANA ha dado su apoyo, ha firmado y solicita a socios y simpatizantes que firmen a título individual la petición on-line

Greenpeace-logo

 

dirigida por Greenpeace España

 

Isabel-Garcia-Tejerina-Agricultura

 

a Isabel García Tejerina, ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente

 

y

alfonso-alonso-mjg

 

 

a Alfonso Alonso Aranegui, ministro de Sanidad

 

 

 

El objetivo de esta campaña es la prohibición inmediata del glifosato en España como medida de precaución hasta que se evalúe el impacto de este herbicida sobre el medio ambiente y la salud humana.

Más información y adhesiones, en https://goo.gl/29nI7W

Un herbicida probablemente cancerígeno en nuestros parques y alimentos

Vitamin A Rich Food

¿Sabes qué es el glifosato? Es el principal componente del herbicida más vendido del mundo. Está en nuestros parques, cultivos y alimentos. Y ha sido clasificado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como “probablemente cancerígeno para el ser humano».

El glifosato es el principal componente del herbicida denominado Roundup, que ha sido desarrollado por Monsanto, y es uno de los productos que mayores beneficios le genera a la compañía. Millones de hectáreas de tierras de cultivo, e incluso parques y aceras, se rocían con Roundup cada año para matar las llamadas «malas hierbas». Y acaba llegando también a los productos con los que nos alimentamos.

Ante este anuncio de la OMS, que pone en riesgo su lucrativo producto, Monsanto está ya tratando con todos sus medios de desacreditar el estudio. Sin embargo, los gobiernos y autoridades europeas deberían escuchar las evaluaciones de la OMS muy en serio y definir ya una hoja de ruta para actuar. Es necesario que se adopten rápidamente medidas de precaución para preservar nuestra salud y el medio ambiente.

Tenemos la oportunidad de lograr que se comprometan a frenar el uso del glifosato y a apoyar un modelo de agricultura ecológica, que no dependa de sustancias peligrosas, respete la salud de las personas y el medio ambiente y nos provea de alimentos sanos para todos hoy y en el futuro.

 

Sra. Isabel García Tejerina,

Sr. Alfonso Alonso Aranegui,

Nos dirigimos a ustedes como Ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y Ministro de Sanidad para que tomen las medidas necesarias que lleven a la prohibición del glifosato en España.

Recientemente, un grupo de científicos convocados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció que el glifosato, sustancia activa del herbicida más utilizado en el mundo, el Roundup de Monsanto, es «probablemente cancerígeno para el ser humano». Este nuevo hallazgo científico hace necesario que se adopten rápidamente medidas de precaución para preservar nuestra salud y el medio ambiente. No podemos quedar a la espera indefinidamente de la reevaluación del glifosato, cuando puede estar afectando directamente a nuestra salud.

Por este motivo les invitamos a que pongan en práctica el principio de precaución y se prohíba en España el uso del glifosato, tanto en la agricultura como en otros usos que impliquen la exposición a esta sustancia, como la producida a la población a través de la alimentación. Esta prohibición debe durar por lo menos hasta que se complete la reevaluación del glifosato. Al mismo tiempo, les invitamos a que tomen las medidas necesarias a nivel de la UE para que se aplique también una prohibición inmediata del glifosato.

Deseamos un mundo en donde no se utilicen plaguicidas químicos de síntesis que representan un peligro para nosotros, para las futuras generaciones, para los demás seres vivos y para el medio ambiente en general. Deseamos un entorno donde la producción agrícola se base en métodos y técnicas ecológicas que protejan a los productores, los consumidores y el medio ambiente y sean una fuente de empleo de calidad.

Atentamente,

ANA La JandaLogo ANA 14,7KB

Asociación de Amigos de la Naturaleza

11170 Medina Sidonia – España

Por una solución sostenible y eficaz al riesgo de inundaciones

ANA apoya y ha estado de acuerdo en suscribir el manifiesto «Por una solución sostenible y eficaz al riesgo de inundaciones», elaborado por la Fundación Nueva Cultura del Agua.

fundacion-nueva-cultura-del-agua

POR UNAS MEDIDAS SOSTENIBLES Y EFICACES AL RIESGO DE INUNDACIONES

Los expertos y entidades abajo firmantes, además de la solidaridad con los damnificados por las recientes inundaciones del Ebro, queremos expresar el amplio consenso existente en torno a las medidas más eficaces para una gestión sostenible y eficiente de los riesgos de inundaciones, consenso que se sintetiza en lo siguiente:

1. Las crecidas forman parte de la dinámica natural de los ríos y aportan de forma gratuita importantes servicios a la sociedad

Los ríos, con sus cauces, riberas y sotos, son ecosistemas vivos en permanente cambio. Las crecidas fluviales forman parte de la dinámica natural de los ríos y son imprescindibles para la dinámica geomorfológica y el buen estado ecológico de los ríos. Las crecidas proporcionan innumerables servicios para el conjunto de la sociedad como son: i) constituir el mecanismo que tienen los ríos para limpiar su propio cauce, facilitando la depuración de las aguas; ii) favorecer la recarga del acuífero aluvial; iii) mantener la fertilización natural de las tierras de cultivo; iv) contribuir a la biodiversidad, manteniendo cúmulos de gravas y otros elementos fundamentales para la vegetación, además de ser importantes zonas para la freza de peces y refugio para otras especies de fauna; v) eliminar especies invasoras (como la mosca negra en el Ebro) y controlar las poblaciones excesivas de determinadas especies, como las algas; vi) aportar arenas a las playas, vii) aportar sedimentos y nutrientes a los deltas y evitar el retroceso de la cuña salina en las desembocaduras y viii) constituir fuentes de fertilización para las pesquerías costeras. Por otra parte, a veces se interpreta que las avenidas representan también un despilfarro de agua, dado que tales volúmenes serían susceptibles de ser aprovechados mediante su almacenaje y transporte, sin embargo esto carece de sentido por la imposibilidad técnica y económica de manejar tales caudales, además de que se perderían las funciones ecosistémicas y los consiguientes servicios que aportan a la sociedad.

2. Los daños por las inundaciones están aumentando por una mala gestión del territorio

El mal uso del territorio es la principal causa de que los daños de las inundaciones sean cada vez mayores. Este mal uso obedece a tres procesos principales. En primer lugar está aumentando la superficie sellada, es decir, el área ocupada por superficies impermeables (estructuras urbanas, viales, etc), con lo que disiminuye la infiltración natural y aumenta la escorrentía. En segundo lugar, las zonas inundables están cada vez más ocupadas por edificios y otras infraestructuras, por lo que frente a inundaciones similares, los daños para personas y bienes son cada vez mayores.

Finalmente, las infraestructuras como carreteras y taludes cortan y desorganizan las redes de drenaje natural, de forma que el agua se ve obligada a alterar sus flujos, afectando así a nuevos espacios hasta ese momento libres de inundaciones.

3. Las medidas de la vieja hidráulica han demostrado su limitada utilidad

Estudios científicos y técnicos en todos los países desarrollados, incluyendo a España, demuestran un continuo aumento en los daños económicos por inundaciones, pese al incremento de medidas estructurales (presas, diques, escolleras), lo que demuestra la escasa utilidad de tales medidas. Esto es así particularmente en cuencas con altos niveles de regulación, como es el caso de todos los ríos españoles, donde el posible beneficio de una infraestructura adicional es muy pequeño. En el caso de los embalses, tienen una capacidad muy limitada para laminar las grandes avenidas debido a la magnitud de las aportaciones registradas y a la incompatibilidad de la función de laminación con los otros usos de estas infraestructuras, como el uso hidroeléctrico, de abastecimiento o agrícola.

Respecto a diques y motas de contención demasiado cerca del cauce, son igualmente ineficaces para evitar las grandes inundaciones. Finalmente los dragados (eufemísticamente denominados «limpiezas» del río) no resuelven nada porque apenas influyen en la altura de la corriente alcanzada durante las avenidas. Algunas intervenciones en los cauces, como la canalización o la construcción de escolleras no hacen sino trasladar los riesgos de las zonas que pretenden proteger a otras. La persistencia, contra toda evidencia científica, de los dragados como medida frente a las inundaciones representa un total desprecio al consenso científico y a la amplia experiencia acumulada en este campo.

4. Además de inútiles, las obras de infraestructura son muy caras

Además de poco útiles, embalses, presas de laminación de avenidas, diques y dragados tienen un elevadísimo coste y un reducido período de vida. Este es especialmente el caso de los dragados (o «limpiezas del río»), porque en poco tiempo los sedimentos vuelven a ocupar su lugar. Los dragados requieren además inversiones cuantiosas, por lo que representan un despilfarro económico completamente inútil que no puede admitirse en estos tiempos.

5. Embalses, dragados y motas son falsas soluciones que a la larga agravan los problemas

Los dragados, cortes de meandros y encauzamientos tienen complejas y negativas consecuencias para el riesgo por inundaciones aguas arriba y aguas abajo, al favorecer una mayor energía y velocidad de las aguas de avenida, aumentando su poder erosivo y capacidad de destrucción de infraestructuras. Por otra parte, la rotura de las motas de contención durante las grandes avenidas constituye el mayor peligro real para las vidas humanas relacionado con tales avenidas. Además, todas estas obras tienen un efecto perverso, al crear una falsa sensación de seguridad que favorece la invasión de la llanura de inundación, provocando a la larga mayores daños.

6. Las obras de infraestructura ocasionan serios impactos ambientales

Dragados y cortas de meandros tienen gravísimas afecciones ambientales. Con el dragado se rompe el equilibrio morfodinámico del río, se eliminan sedimentos, claves para el ecosistema fluvial, se elimina vegetación, se destruyen hábitats naturales, afectando a la biodiversidad, generan problemas de sequía en sotos y destrucción de biotopos. Además los dragados reducen la capacidad de autodepuración del río y tienen otros efectos negativos, como la erosión remontante y el descalzamiento de puentes, escolleras y otras estructuras.

7. En línea con la Directiva de Inundaciones, las medidas pasan por devolver su espacio a los ríos a través de una gestión adecuada de los territorios fluviales

La Directiva Europea de Inundaciones, aprobada en 2007, establece que no se puede (ni se debe) evitar las inundaciones, pero sí minimizar sus efectos perniciosos. Frente a la ineficacia de las medidas clásicas de la vieja hidráulica, la Directiva aboga por la renaturalización de los ecosistemas fluviales a través de la recuperación de las llanuras naturales de inundación como vía de laminación de las avenidas y la ordenación territorial en zonas inundables. Precisamente antes de diciembre de 2015 todas las cuencas deben disponer de Planes de Gestión de Riesgos de inundaciones basados en este enfoque. Se debe devolver a los ríos su propio espacio, estableciendo y gestionando el denominado territorio fluvial, como establece la Estrategia Nacional de Restauración de Ríos.

Este territorio fluvial, constituido por el propio río y los espacios inundables adyacentes, actuaría como zona de expansión de las crecidas y en él se deben potenciar las funciones naturales de la llanura de inundación, como la laminación de las avenidas. Esta función laminadora de las llanuras de inundación se realiza mediante procesos de embalsamiento e infiltración e incluye la disipación de la energía de las avenidas y por tanto de su capacidad erosiva, debida a la fricción con sotos y al trazado meandriforme de los ríos. No puede haber mejor seguro para una población ribereña, que sustituir un fenómeno, la avenida, por otro de menores efectos negativos, el desbordamiento, en áreas en las que tales desbordamientos den lugar a los menores daños y los máximos beneficios. De hecho, el Real Decreto de Evaluación y Gestión de Inundaciones cita como primeras medidas a incorporar en los Planes de gestión del riesgo las de «restauración fluvial, conducentes a la recuperación del comportamiento natural de la zona inundable…».

Establecer y gestionar adecuadamente el territorio fluvial para paliar los daños de las inundaciones requiere i) Recuperar meandros y bosques de ribera, que contribuyen a disipar la energía de las crecidas; ii) Retranquear o eliminar diques y motas, dotándolas –en su caso‐ de compuertas para expandir la inundación suavemente y permitir luego la evacuación de la inundación cuando baje el nivel del río y reduciendo la capacidad destructiva de la avenida aguas abajo; iii) Adaptar los usos a la inundabilidad. Esto implica revisar los planes municipales de ordenación urbana y favorecer en las llanuras de inundación usos agrícolas compatibles con la inundabilidad; iii) Aplicar sistemas de seguros y compensaciones adecuadas a los agricultores que vean afectadas sus cosechas; iv) Impulsar la investigación, el intercambio de buenas prácticas, la formación, educación, comunicación y participación públicas en torno a los ríos y el papel de las crecidas, en la certeza de que solo una sociedad bien informada apoyará una gestión adecuada de los territorios fluviales.

Brevísimo argumentario en favor de la agricultura ecológica

La agricultura ecológica no es más que una tecnología, pero ninguna tecnología es neutral. La campaña de desinformación promovida por la industria transgénica se centra, sin querer quitarse la careta de científica, en negar que las tecnologías alternativas tengan base científica. Contra el argumento demagógico, que prende fácilmente entre los desinformados, no hay más defensa que la divulgación asequible pero rigurosa. Este brevísimo argumentario en favor de la agricultura ecológica no tiene otro propósito. Puede ser citado, copiado, ampliado, comentado, publicado,  divulgado, y por supuesto discutido, en la forma que mejor le plazca a los lectores.

¿Tiene base científica la agricultura ecológica? La agricultura ecológica se basa en los trabajos de varias escuelas de agrónomos, edafólogos, fitopatólogos, microbiólogos y fisiólogos vegetales que, desde los años 30 del siglo pasado, plantean formas alternativas de entender la agricultura, como reacción frente a las consecuencias negativas que acarrea la aplicación tecnológica de la agricultura química.

¿Cuál es el objetivo de la agricultura ecológica? El objetivo común de todas estas escuelas es que la actividad agraria sea sostenible (o perdurable), es decir, que pueda mantenerse indefinidamente en el tiempo satisfaciendo las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer su capacidad de satisfacer las de las generaciones futuras.

¿Por qué la agricultura química es insostenible? El abonado químico tiene consecuencias negativas sobre la fertilidad del suelo; el tratamiento con fitosanitarios de síntesis desequilibra las relaciones entre las plagas y enfermedades y sus enemigos naturales; ambos afectan negativamente a la capacidad de las plantas de resistir ataques de plagas y enfermedades y condiciones de stress (sequía, temperaturas extremas, etc). El monocultivo y la falta de biodiversidad agravan todos estos problemas, además de tener consecuencias sociales y económicas indeseables. Por otra parte, los insumos que emplea la agricultura química consumen recursos no renovables. La agricultura química representa además una grave causa de contaminación.

¿Por qué, si la agricultura química es insostenible, se ha extendido tanto y se lleva tanto tiempo practicando? La agricultura química no se implantó a gran escala más que después de las dos guerras mundiales, cuando los países beligerantes desarrollaron espectacularmente la industria de fabricación de nitratos, base de la industria de explosivos. Acabada la guerra, para que no quedara capacidad ociosa, se destinó el excedente a fertilizantes para la agricultura. La demanda de la agricultura por fertilizantes químicos nunca hubiera impulsado por sí sola esta tecnología, pero una vez desarrollada la capacidad productiva y creada la oferta, había que mantener y aumentar la demanda. La industria de los plaguicidas de síntesis también comenzó como una tecnología con finalidad bélica a la que posteriormente se le dio una aplicación agrícola.

¿Por qué el abonado químico tiene consecuencias negativas sobre la fertilidad del suelo, siendo así que las plantas toman los nutrientes del suelo en forma mineral? Los abonos químicos aún en pequeña cantidad interfieren negativamente sobre la actividad de los microorganismos del suelo, responsables de la formación del humus (fundamento de la estructura física del suelo y de su capacidad para almacenar nutrientes) a partir de la materia orgánica, de la solubilización de los nutrientes y de su absorción por las raíces de las plantas.

¿Qué otras consecuencias negativas tiene la falta de materia orgánica en el suelo? La falta de materia orgánica en el suelo favorece la proliferación excesiva de microorganismos patógenos (hongos, bacterias y nemátodos) responsables de enfermedades en las raíces. Los suelos pobres en materia orgánica tienen una estructura física frágil y tienden fácilmente a encharcarse. En situaciones de sequía, su capacidad de almacenamiento de agua se ve así mismo reducida.

¿Por qué los fitosanitarios de síntesis desequilibran las relaciones entre las plagas y enfermedades y sus enemigos naturales? En un agrosistema estable las plagas (insectos y ácaros) y enfermedades (hongos, bacterias y nemátodos) están en equilibrio con sus enemigos naturales (otros insectos, ácaros, hongos, bacterias y nemátodos que los parasitan). Los fitosanitarios de síntesis acaban con estos enemigos naturales, lo que finalmente causa una proliferación más rápida y descontrolada de las plagas y enfermedades.

¿Qué otra consecuencia tiene el empleo reiterado de fitosanitarios de síntesis? Que plagas, enfermedades y malas hierbas adquieran resistencias por selección natural, con más rapidez cuanto mayor sea esa presión de selección, de forma que los fitosanitarios sean cada vez menos efectivos.

¿Por qué el abonado químico y los fitosanitarios de síntesis afectan negativamente a la capacidad de las plantas de resistir ataques de plagas y enfermedades y condiciones de stress? Los agrotóxicos y los abonos minerales solubles interfieren en el metabolismo vegetal, alterando la concentración de nutrientes en la savia y favoreciendo por tanto la sensibilidad de la planta ante los ataques de insectos, ácaros, hongos, bacterias y virus; y bloqueando su capacidad de producir sus propias toxinas específicas contra esas enfermedades, o sus mecanismos de defensa contra las condiciones de stress.

¿Por qué son tan nefastos los monocultivos y la falta de biodiversidad? El abandono de las rotaciones de cultivo favorece la proliferación de las plagas y enfermedades específicas de esa especie o familia objeto de monocultivo, y que los suelos queden esquilmados en aquéllos nutrientes de los que esa especie o familia sea particularmente exigente. Por el contrario, en un agrosistema diverso las diferentes especies pueden favorecerse unas a otras por albergar a los enemigos naturales de las plagas y enfermedades que afectan a sus vecinas, sin competir excesivamente entre sí por los mismos nutrientes o espacio, de la misma manera que un ecosistema natural (por ejemplo un bosque primario) es más estable cuanto más diverso.

¿Qué consecuencias sociales y económicas indeseables tienen los monocultivos? Los monocultivos repercuten negativamente sobre la rentabilidad económica de las pequeñas y medianas explotaciones agrarias, incapaces de competir con las grandes, sobre la estabilidad social de las comunidades campesinas y sobre la soberanía alimentaria de los pueblos. De ahí que la moderna Agroecología estudie los sistemas agrícolas desde una perspectiva no sólo agronómica y ecológica, sino también socioeconómica, como parte de la sostenibilidad (o perdurabilidad) tomada en un sentido amplio.

¿Por qué, si la Agroecología estudia los sistemas agrícolas desde una perspectiva socioeconómica, y si promueve la soberanía alimentaria, existen certificaciones de productos ecológicos que amparan mercancías transportadas desde otros continentes, producidas por empresas cuyo objetivo es la exportación? Mientras las comunidades campesinas y los agricultores ecológicos tengan que competir en un mercado global, no tienen más remedio que servirse de las mismas armas que se emplean contra ellos. Si renuncian a producir para la exportación, estarán en inferioridad de condiciones (aún más) frente a la gran agroindustria.

¿Por qué los insumos que emplea la agricultura química consumen recursos no renovables? Los abonos nitrogenados que emplea la agricultura química se sintetizan a partir de hidrógeno y nitrógeno atmosférico empleando grandes cantidades de energía fósil; el hidrógeno a su vez se sintetiza mayoritariamente a partir del gas natural. Los abonos fosforados a su vez se extraen de yacimientos menguantes. La escasez de petróleo, gas natural y fosfatos ya se ha puesto de manifiesto, y se refleja en el precio creciente de los abonos químicos.

¿Por qué la agricultura química representa una grave causa de contaminación? Aparte del negativo efecto sobre la capa de ozono de ciertos fitosanitarios de síntesis, como el bromuro de metilo, o de la contribución al calentamiento global de los abonos nitrogenados (en cambio la fertilización orgánica contribuye a la captura de CO2), la industria de la química de síntesis es responsable de haber inventado materias como los organoclorados, o como los organofosforados, que no existían antes en la naturaleza (o solo de forma anecdótica), contra los que el metabolismo de los seres vivos no dispone de ningún mecanismo de defensa: por eso son tan tóxicos y tan persistentes. Los organoclorados son especialmente propensos a acumularse a lo largo de las cadenas alimenticias, y tienen efecto, aún a pequeñísimas concentraciones, como disruptores endocrinos.

¿Son completamente inocuos los productos naturales que emplea la agricultura ecológica en la lucha contra plagas y enfermedades? Las plantas y los microorganismos producen sus propios venenos para defenderse de las plagas y las enfermedades, y muchos de ellos son empleados como fitosanitarios en la agricultura ecológica. Que un producto sea de origen natural no significa necesariamente que sea completamente inocuo. No obstante, los productos naturales llevan millones de años presentes en la naturaleza y el metabolismo de los seres vivos ha tenido tiempo de evolucionar y adaptarse a ellos.

¿Qué necesidad hay en agricultura ecológica de emplear fitosanitarios, aunque sean naturales? La lucha contra plagas y enfermedades se basa principalmente en prácticas culturales que promuevan la biodiversidad y el equilibrio entre plantas, insectos y microorganismos. Sólo excepcionalmente se debería recurrir a los fitosanitarios, aunque sean naturales. Muchos agricultores, de hecho, nunca o rara vez tienen necesidad de emplearlos.

¿Por qué, si la agricultura ecológica tiene base científica, dedican tanto interés los agroecólogos al estudio de las prácticas agrarias tradicionales? Parte del enfoque agroecológico es establecer un diálogo de saberes entre el conocimiento tradicional de los agricultores y la ciencia moderna. Los campesinos de todo el mundo durante miles de años perduraron cooperando con la naturaleza. Por ello los agoecólogos promueven la investigación participativa, a fin de averiguar el fundamento científico de esas prácticas agrarias de las que la experiencia de siglos ha demostrado su sostenibilidad.

¿Por qué, si la agricultura ecológica tiene base científica, hay agricultores ecológicos que elaboran pociones “mágicas” y siembran según un calendario basado en las fases de la Luna y su posición en el zodiaco? El hecho de que un conocimiento no sea científico no significa necesariamente que sea falso. Hay fenómenos en el mundo que son verdaderos, pero que no pueden ser por ahora demostrados de forma científica: no son cuantificables ni medibles, ni pueden ser reproducidos experimentalmente de forma que quien no se los crea los pueda comprobar objetivamente por sí mismo, ni han sido formuladas leyes los que expliquen. De unos puede esperarse que alguna vez sean demostrados científicamente, si se llegara a poder medir, cuantificar y reproducir esas energías de las que esos fenómenos dependen; de otros no, por su naturaleza subjetiva (dependen de que el interesado crea en ello) o por no poderse reproducir (caso de las posiciones de la Luna y los planetas).

Escrito por Juanjo Triana, visita su blog La Cazoleta de Samarines