Otros Espacios

En la Comarca de La Janda se identifican áreas que, a pesar de poseer valores naturales destacados, carecen en la actualidad de protección ambiental o territorial, por lo que pueden resultar especialmente vulnerables frente a distintos tipos de presiones. Estas zonas y los elementos que le confieren una especial vulnerabilidad son los siguientes:

- El hidrosistema de la comarca de La Janda

Es uno de los símbolos de identidad de la Comarca; sus mayores exponentes son el complejo endorreico que formaba la antigua laguna de La Janda y sus humedales asociados, el río Barbate que recorre el territorio dando lugar a pequeñas lagunas y zonas encharcables y que finaliza en una marisma de gran interés ecológico, y por último una matriz de pequeños ríos y arroyos como el Álamo, el Celemín, el Salado, el Yeso, el Brecial, del Azúcar, Roche, de los Almeriques, del Chopo, de la Salinilla, del Saltillo, Hondo, del Gato, Conilete, de la Parrilla, San Ambrosio, Mondragón, del Melón,…, cuya contribución al conjunto del hidrosistema es significativa.

En la actualidad, este hidrosistema se encuentra profundamente transformado en la mayor parte del territorio, como consecuencia de la desecación del complejo endorreico de La Janda, de la pérdida de vegetación de las riberas de los ríos por la presión agrícola, de la contaminación de las marismas y tramos bajos de los ríos por las actividades industriales y agroganaderas, y por la presión urbana sobre las zonas húmedas en las desembocaduras de los cauces, que ha derivado en su ocupación directa y consecuente degradación y contaminación de las aguas.

A pesar de estas incidencias, tanto la antigua zona endorreica (que sigue anegándose en los años lluviosos) como las marismas y los cauces (incluyendo los embalses) conservan un elevado valor para la conservación de la biodiversidad local e incluso global, principalmente por su relevancia como lugares de invernada y asentamiento temporal de especies migratorias durante su doble tránsito anual entre Europa y África, que se canaliza especialmente sobre esta comarca y su vecina del Campo de Gibraltar.

- Áreas de campiña del interior:

Son áreas que conjugan los aprovechamientos agrícolas tradicionales, cultivos de secano y cerealistas, ganadería extensiva y superficies forestales de elevado valor ecológico e identitarios de la comarca como son las formaciones de acebuches y los bosques islas. La campiña es importante como área de dispersión de grandes rapaces amenazadas, y como área de cría de especies de avifauna. Estas zonas, testigos de la agricultura tradicional de la comarca, albergan especies y hábitats que contribuyen significativamente a los niveles de diversidad biológica comarcales, y conforman un entorno con elevado valor paisajístico que radica en el contraste de las vastas llanuras cerealistas con las colinas y cerros forestales y ganaderos.

- Sierra de El Retín:

Localizada en el borde sur de la comarca, adquiere un fuerte significado paisajístico y ecológico por su elevación y por los usos forestales y ganaderos que soporta. Es un espacio que se ha mantenido ajeno a la dinámica de transformación del resto del litoral por su integración en el sistema de defensa militar del Estrecho. Se encuentra rodeada por los Parques Naturales La Breña y Marismas del Barbate al Este, y Los Alcornocales al Norte. Es una importante zona de migración de aves y su dominio litoral es una franja de paso de peces y mamíferos marinos. Alberga un interesante alcornocal costero, acompañado en las laderas bajas por acebuches, con un matorral mediterráneo muy bien conservado.

- El litoral:

El litoral de La Janda, desde Chiclana de la Frontera a Tarifa, constituye en la actualidad constituye en la actualidad uno de los pocos espacios que gozan hasta el momento en Andalucía de una mayor longitud libre de presión urbanística. Buena parte de esta circunstancia se debe a dos hechos de características bien diferentes; por un lado, la ocupación de parte de la franja costera por espacios de uso restringido como zonas de interés para la defensa nacional y por protecciones ambientales y, por otro lado, por la incidencia de los vientos de levante, que hasta hace bien poco han sido una factor limitante al desarrollo turístico y vacacional.

En este sentido, los espacios libres del litoral de La Janda destacan por ser áreas inmersas en un espacio litoral en proceso de transformación que a día de hoy todavía conservan gran parte de sus valores naturales, pudiendo considerarse espacios relictos representativos del ecosistema litoral. Entre sus valores naturalísticos destacan las formaciones forestales costeras (enebrales, matorrales y pinares) que alojan especies de flora endémica y protegida por la legislación andaluza y comunidades faunísticas propias de estos ambientes.

LitoralEl frente litoral ocupado por suelos urbanos es de 16,8 Km.

El frente litoral protegido por legislación ambiental o restringido por la defensa nacional es de 11,5 Km.

El resto del litoral ocupa una longitud de 13,2 Km.

 

La longitud total del litoral de La Janda es de 41,5 Km.

Las circunstancias citadas anteriormente han favorecido la permanencia de espacios libres y abiertos y el resultado es que muy pocos segmentos del litoral de Andalucía ofrecen la imagen de territorio con playas, dunas y acantilados vírgenes, de manera que este tramo constituye hoy uno de los pocos espacios factibles, desde Cádiz hasta el Campo de Gibraltar, de un desarrollo equilibrado y respetuoso.

No obstante, en los últimos años en el litoral de La Janda los crecimientos urbanísticos y concretamente los residenciales turísticos han aumentado considerablemente, aunque en menor medida en comparación con la dinámica de los espacios litorales adyacentes. Hay que apuntar que este proceso está produciendo una pérdida de espacios de gran singularidad, con pérdidas notables de superficie forestal y hábitats litorales, así como la colmatación y pérdida de funcionalidad de la franja costera como espacio de transición entre los ecosistemas litorales y las áreas interiores y entre el medio terrestre y el marino.

 Fotos: MIM – analajanda.org