Estamos a tiempo de salvar a las aves

Rafael Arenas González
05/10/2019

https://www.diariocordoba.com/noticias/opinion/estamos-tiempo-salvar-aves_1327431.html?fbclid=IwAR0k8_HMc3uTtz1f-5CqtX_bCI2xd-XnLnJsAPp6quLb3dWYpotEG1s1jsw

Recuerdo una tarde de otoño de hace un lustro, cuando fui a realizar una espera para intentar observar al lince en los olivares del área de reintroducción del Guadalmellato. Atardecía en lo alto de un cerro desde donde tenía una amplia visión de olivares entremezclados con manchas de monte mediterráneo. Quedé estremecido por el hondo silencio que me acompañó todo el atardecer, eran olivares sin vida. De pronto recordé situaciones similares vividas durante mi juventud donde el canto de las aves y sus movimientos eran la normalidad del paisaje.

En los últimos 35 años se ha avanzado mucho en materia de conservación, hay una extensa red de espacios naturales protegidos, 30% de la superficie de Andalucía. De igual manera se ha avanzado en los programas de conservación y muchas especies han mejorado con carácter general su situación de partida, pero se le dio la espalda a los sistemas agrícolas, y éstos se tornaron cada vez más agresivos con la utilización de herbicidas muy efectivos que impedían el desarrollo de la mayoría de las plantas. El objetivo era tener un solar solo con la planta cultivada. A su vez se asistía a la aparición de nuevos insecticidas sistémicos que eran absorbidos por la planta y se distribuían por todas las partes de la misma, y desde allí ejercían su función.

La bomba de relojería estaba dispuesta y actuando sin darnos cuenta. Los insectos morían por el tóxico o la falta de alimento, su comunidad se iba empobreciendo. Comenzaron a notarse claramente los primeros efectos hace más de 15 años cuando el conejo superaba la nueva enfermedad y alcanzó densidades más o menos normales. No encontró comida y se volcaron en las plantas cultivadas. Ya en aquel tiempo algunos cazadores advertían que en el campo cultivado no quedaba ni un «hormigo».

Estudios indican que los insectos están desapareciendo de la faz de la Tierra a una velocidad de vértigo. El 41% de las especies están en declive y una tercera parte, en peligro de extinción por el efecto combinado de la acción humana y el cambio climático. Al ritmo actual (con una caída anual del 2,5% de la biomasa), los animales invertebrados más diversos del planeta podrían extinguirse en apenas un siglo.

Otros estudios señalan que en Alemania se ha producido una pérdida del 76% de la biomasa de insectos voladores, mientras que en Reino Unido se perdió el 58% de las especies de mariposas en suelo agrícola en la primera década del siglo. A esto se le ha llamado el «efecto parabrisas» por la disminución de los insectos que impactan en los parabrisas de los coches. Haced un poco de memoria sobre esto.

Muchas aves durante la cría alimentan a sus pollos con insectos aunque sean consideradas granívoras. La ecuación es muy fácil, menos comida, menos pollos y por tanto las poblaciones comienzan a disminuir sin observar ningún efecto directo de muerte. La SEO ha constatado que el 37% de las aves que se reproducen en España muestran reducciones de su población. En total, del conjunto de aves analizadas que se hallan en situación de declive, acumulan la pérdida de 64.511.917 ejemplares entre 1996 y 2016. En algunas especies los datos son alarmantes como el sisón común (-71,73%), la codorniz común (-61,63%), el alcaudón real (-56,65%) y el escribano cerrillo (-50,46%). Otras presentan un declive entre el 30-40%, como el cernícalo vulgar, el pito real, la perdiz roja, la golondrina común, los vencejos y los gorriones. Recientemente se ha publicado un estudio en el que se concluye que sobre 529 especies en Norteamérica (EEUU y Canadá) se han perdido 3.000 millones de pájaros con un descenso generalizado del 60%.

Un grupo de investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales ha constatado que las aves de los campos de cultivo también se extinguen en las zonas protegidas que integran la Red Natura 2000, su protección no es garantía suficiente.

Para remediar la situación hay que trabajar con las causas principales, la agricultura intensiva y el uso masivo de pesticidas y fertilizantes artificiales de todo tipo, y el cambio climático. Con respecto a la primera, hay que desarrollar aún más las prácticas del control integrado de plagas, utilizar medios naturales como son los insectos predadores, las avispas parásitas, e incluso el control biológico cuando sea necesario. Hay muchas maneras de controlar las plagas de insectos, y los insecticidas deberían ser la última arma a utilizar, no la primera. El uso de semillas recubiertas con insecticidas sistémicos debería ser prohibido.

Existe una herramienta muy poderosa con la que podemos revertir esta situación en un plazo relativamente corto, y se llama Política Agraria Comunitaria. Tanto que se defiende el mundo rural hoy día, casi nadie reclama que el campo sin vida no es campo. Es la hora de abandonar un modelo desequilibrado y cambiar de rumbo hacia uno más sostenible. La PAC ha fallado en el objetivo de conservar la biodiversidad.

GRACIAS por vuestro apoyo y os esperamos en 2019

Con esta fotografía del Parque Natural Los Alcornocales, a todos los amigos de la naturaleza que nos habéis seguido este año que acaba, GRACIAS por vuestro apoyo y os esperamos en 2019 para brindaros las mejores historias que podamos encontrar sobre nuestra biodiversidad.

Creemos que compartir todo ese conocimiento dedicado a las especies y los hábitats es básico para conservarlas, así que en ello estamos y estaremos.

 

¡Genial si nos acompañáis y que tengáis un buen año 2019!

 

Publicado en:  https://www.facebook.com/ANA-La-Janda-143561815722932/

“código ético ecológico” en respuesta al modelo económico

EFE Verde

JOAQUÍN ARAÚJO

Araújo publica un “código ético ecológico” en respuesta al modelo económico

El naturalista Joaquín Araújo. EFE/ Juan carlos Cárdenas/ARCHIVO

El naturalista Joaquín Araújo. EFE/ Juan carlos Cárdenas/ARCHIVO

El naturalista y divulgador Joaquín Araújo publica ‘Ética y estética ecológicas’, su libro 108 como autor individual, que es una «respuesta de desobediencia esencial con un componente moral» al modelo económico actual que pretende devolver «el amor a la naturaleza».

Este libro recoge un “código de valores diametralmente diferente” al desarrollo energético y de relaciones económicas imperante en la sociedad, señala Araújo en entrevista con Efeverde.
Porque “no dejamos títere con cabeza” en la sociedad actual, “tanto en las relaciones de género como con las otras culturas, razas y con nuestro pasado”, señala.

Relación con la naturaleza

La relación con la naturaleza actualmente es tan diferente que es como “hacer la guerra a alguien, es la antípoda absoluta, nuestra civilización le hace la guerra a la naturaleza”.
“Evidentemente, no todos los ecologistas, ni todos los naturalistas lo entienden igual”, explica Araújo, pero “en vez de hacerle la guerra, algunos le hacemos el amor a la naturaleza, lo que nos lleva al eslogan de los hippies…”
Lo dice quien se llama campesino, que publica otro libro en los próximos días y tiene otro en imprenta, que figura como coautor en otros 12, ha participado en otras 59 publicaciones, y que está inmerso en el rodaje de una película.

Ética ecológica

Los que “practicamos la ética ecológica, mantenemos relaciones sentimentales con lo vivo, nos parece fascinante vivir, contemplar la vida”, añade, “contrariamente a los principios de la religión monoteista judeo cristiana que empieza por considerarnos una anomalía” y culpables desde el nacimiento hasta la muerte.
Pero la inocencia se “incrementa en el contacto con la naturaleza”, contrariamente a la maldición que se le echa encima, acusándola de “madrastra malévola” por los pocos accidentes que provoca, asegura Araújo.
La naturaleza tiene en sus códigos de actuación la muerte, pero lo más importante es la vida y por cada accidente que hay en la naturaleza, los seres humanos han matado a diez de forma violenta, asevera.

Producto Exterior Bello (PEB)

Es bastante “estúpido” considerar que la naturaleza es una fuerza que nos está fastidiando, sostiene, y anima a apreciar el Producto Exterior Bello (PEB) porque “nuestros paisajes no merecen la indiferencia”, no está en los balances económicos ni de contabilidad, asegura, pero “no todo puede depender del Producto Interior Bruto (PIB)”.
Lo sostiene quien dice trabajar “más horas con el azadón en la mano, porque soy campesino”, que con la pluma, la cámara o el micrófono.
Porque procedemos de procesos y el único tiempo verbal en la naturaleza es el gerundio, escribe, pero “cuando vives en contacto con la naturaleza, entiendes lo que “son los ciclos, la circularidad de la ahora famosa economía circular”.

El esplendor del suelo

“El reloj miente, pero la primavera no”, señala Araújo, y asegura que el suelo tampoco, porque como dice el autor mencionando a George Sand (pseudónimo de la escritora francesa Amantine, Aurore Lucile Dupin), en él “está el verdadero mundo del esplendor”.
El suelo es el “lugar más vivaz del planeta”, dice, porque es más punto de encuentro que el aire, en él no solo concurren los cuatro elementos básico, el sol y su energía, el agua, el aire y los componentes minerales de la tierra, sino que en el primer palmo de la tierra hay mucha fertilidad, que es el futuro de la humanidad.
Y lo manifiesta quien asegura que los proyectos mineros a cielo abierto que se proyectan en España, solo provocan impactos sobre el paisaje y responden a “la especulación” porque los rendimientos de esa minería “no queda en lo local”. EFEverde

https://www.efeverde.com/noticias/joaquin-araujo-codigo-etico-ecologico/

 

Los fitosanitarios agrícolas podrían estar ….

Los fitosanitarios agrícolas podrían estar relacionados con una mayor incidencia de ELA y TDAH

      • Investigadores del CIBERESP en la Universidad de Girona aportan evidencia de esta posible asociación en dos artículos publicados en Neurepidemiology y Environmental Research
      • También reportan que el riesgo de ocurrencia de ELA y TDAH asociado a vivir cerca de zonas agrícolas podría aumentar cuando coincide con la exposición a altos niveles de contaminantes derivados del tráfico

Madrid, 7 de agosto de 2018.- Investigadores del CIBER de Epidemiología y Salud Pública (CIBERESP) del Grupo de Investigación en Estadística, Econometría y Salud, GRECS, en la Universidad de Girona, han publicado dos artículos que evidencian una posible asociación entre el uso de fitosanitarios y la mayor ocurrencia de casos de esclerosis lateral amitrófica (ELA) y de trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH).

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los plaguicidas (biocidas o productos fitosanitarios) se definen como aquellas sustancias destinadas a destruir o prevenir la acción de formas de vida animal o vegetal perjudiciales para la salud y también para la agricultura, durante la producción, almacenamiento, transporte, distribución y elaboración de productos agrícolas y sus derivados. Los productos fitosanitarios constituyen un grupo grande y heterogéneo de productos químicos aplicados sobre cultivos agrícolas durante la producción, utilizados desde hace mucho tiempo para prevenir, controlar o tratar enfermedades y plagas.

Impacto del uso de plaguicidas sobre la salud

Es cierto que, en sentido amplio, el uso de los fitosanitarios ha sido muy beneficioso, al contribuir a un incremento de la producción agrícola e, indirectamente, a la seguridad de su almacenamiento; a repeler las plagas en ámbitos domésticos; así como a controlar enfermedades infecciosas, entre las que destacan la erradicación del paludismo y la lucha contra la malaria. Pero también es cierto que son tóxicos (en diferentes grados), tanto para los seres humanos como para otras especies.

De hecho, existe una importante y creciente evidencia, experimental y epidemiológica, de la relación entre la exposición a plaguicidas y la incidencia de diversos trastornos de la salud. Muy recientes revisiones sistemáticas señalan que los efectos más importantes se producen sobre todo en la incidencia del cáncer, pero también –y por este orden– sobre la incidencia de enfermedades neurodegenerativas (como Alzheimer, Parkinson y esclerosis lateral amiotrófica), enfermedades respiratorias (asma y bronquitis), enfermedades reproductivas (infertilidad y defectos en el nacimiento), trastornos en el desarrollo (trastorno por déficit de atención e hiperactividad y autismo) y trastornos metabólicos (diabetes y obesidad).

En este ámbito, el grupo de investigadores del CIBERESP y la Universidad de Girona, liderado por Marc Sáez, desarrolló dos nuevos estudios caso-control de base poblacional, en los que asocian la presencia de fitosanitarios (aproximada como la distancia a la zona agrícola más cercana) y la ocurrencia de ELA y TDAH.

Proximidad a las zonas agrícolas y densidad de tráfico

En el artículo sobre la ELA, publicado en Neuroepidemiology, se analizaron los datos de una cohorte poblacional que cubría la totalidad de Cataluña, en el período 2011-2016. “Además de la existencia de un cierto patrón geográfico en la ocurrencia del ELA, encontramos evidencia de la presencia de aglomeraciones de casos de ELA, todas ellas situadas en zonas de agricultura intensiva”, explica Maria Antònia Barceló, investigadora principal de este trabajo.

El estudio reveló también que, en estas áreas de aglomeraciones de alto riesgo de ocurrencia del ELA, además de corresponder a zonas agrícolas, se encuentran infraestructuras viarias clave con una alta densidad de tráfico. “De hecho, los resultados del modelo multivariado, cuando se controlan por posibles confusores y se modelizan interacciones, sugieren que estas aglomeraciones podrían estar relacionadas con algunos de los factores ambientales, como los productos químicos de uso agrícola y algunos contaminantes atmosféricos consecuencia del tráfico, particularmente los óxidos de nitrógeno, cuya fuente son los vehículos diésel”, explica la investigadora. “Nuestros resultados nos permiten plantear la hipótesis de que la exposición a altos niveles de contaminantes atmosféricos como resultado del tráfico podría aumentar el riesgo de ocurrencia de la ELA asociado a vivir cerca de zonas agrícolas”, concluye.

En el artículo sobre el TDAH, publicado en Environmental Research, se analizan datos de una cohorte poblacional de la subcomarca de La Selva interior, Girona, en el período 2005-2012. En este estudio, los investigadores también hallaron un patrón geográfico norte-sur en la ocurrencia del TDAH, identificando dos aglomeraciones con un riesgo elevado de desarrollar TDAH.

“Los resultados del modelo multivariante sugieren que vivir a menos de 100m de una zona agrícola o de una calle residencial y/o vivir a menos de 300 m de una autopista o autovía o de uno de los polígonos industriales analizados estaba asociado con un mayor riesgo del TDAH”, indica el investigador Marc Saez.

En cuanto a los factores ambientales que podrían estar asociados a TDAH, los investigadores apuntan a “la exposición a pesticidas, compuestos organoclorados y contaminantes atmosféricos consecuencia del tráfico”.

logo

CULTURA RURAL

Joaquín Araujo: ”La cultura rural está más en peligro que el clima y el lince”

th_1cce678baa

Publicado por: efeverde 13 Abril, 2018 Madrid

Por Marta Montojo.- En una sociedad cuyo sector primario «se ha visto obligado a convertirse en un apéndice del industrial», la cultura rural está «más en peligro que el clima, el lince y el águila imperial» y, por tanto, «debería ser uno de los ejes en los que pivotara el pensamiento ecológico».

Así de contundente se ha expresado en entrevista con EFEverde el dos veces ganador del Premio Nacional de Medio Ambiente y uno de los referentes del ecologismo en España, Joaquín Araujo, con motivo de la conferencia sobre “Cultura rural y naturaleza” que hoy impartirá en Alcalá de Henares.

Aunque pasa la mayor parte de su tiempo inmerso en la natura extremeña, Araujo participa con vehemencia en la “defensa de la vida” desde el pensamiento y la divulgación ambiental, con ya medio siglo de lucha plasmada en artículos, charlas y apariciones en radio y televisión y más de cien librosescritos en solitario.

“He elegido salir de este mundo pero no como un misántropo, sino que, al contrario, colaboro con todo lo que me proponen”, afirma el naturalista, y señala que, desde su apoyo a 34 ongs, practica la “plurimilitancia”.

A su juicio, la solución a la actual crisis ecológica pasa por el “potenciamiento infinitamente mayor del que actualmente se hace” del sector primario, pues “la cultura rural sí es capaz de practicar una economía vivaz o circular si lo hace como se entiende cuando no se ve obligada a traicionarse a sí misma”, asevera.

Biomímesis

Cuestiona no obstante el concepto de “economía de la sostenibilidad o ecológica”, al

considerar que es “un gancho publicitario; que es bueno e importante pero insuficiente”, mientras “de lo que se trata es de una cierta biomímesis; de entender que lo que realmente funciona es lo que sabe hacer un bosque, por ejemplo”.

Señala que “la naturaleza logra la convivencia entre elementos variadísimos”, algo que el ser humano “no es capaz de reproducir” y por ello cultivar un huerto “es fundamental para entender lo que es la vida y aliarse todavía más con ella”.

25003

Para Araujo, la fertilidad de la tierra es el “medidor de la salud” no ya ambiental, sino también social, económica e incluso mental de un país.

La revolución comienza por uno mismo

Recalca que para revertir la degradación y pérdida de biodiversidad “hay que cambiar de principios vitales y considerar que no debemos producir más sino producir menos, y que no se trata de acumulación de capital sino de conservar el capital natural”.

Por ello mantiene que “la revolución empieza con cambiarse a uno mismo, en lugar de intentar cambiar a los demás, y en vez de modificar a la naturaleza, aprender a convivir con ella”, pues sólo entonces “empezaremos a tener suficiente peso crítico para tomar medidas sociales, políticas, económicas y crear otra cultura”.

Ecofeminismo y animalismo

Araujo, que debatirá junto a las ecofeministas Alicia Puleo y Yayo Herrero en las jornadas de “cultura 18” de Radio 3 la semana próxima, aduce que “el ecologismo, el feminismo y el pacifismo son exactamente la misma cosa”, pese a que en la práctica la política ambiental incorpora “muy poco” esa perspectiva de género.

Con todo, contempla la situación “con cierto optimismo” y promete no rendirse nunca, sin ocultarse -matiza- “que los indicadores son altamente preocupantes” y que “los gestos de un número creciente de personas y de alguna que otra actividad política van en la dirección contraria”.

Agrega que, aun así, “hay movimientos esperanzadores” como el animalismo, que “está cosechando grandes triunfos” pues “cada vez hay más vegetarianos y más consumo ecológico”, si bien “hay que dotarlo de más seriedad ideológica y filosófica; tienen que pensar más y mejor”, algo que -recalca- también se aplica al ecologismo. Efeverde

https://www.efeverde.com/noticias/joaquin-araujola-cultura-rural-esta-mas-peligro-clima-lince/