El Gobierno andaluz amplía en 5.852 hectáreas la superficie del P.N. Los Alcornocales

Junta de AndalucíaNOTICIAS DE LA JUNTA

Consejo de Gobierno

Sesión del 19/09/2017

http://www.juntadeandalucia.es/presidencia/portavoz/detalleAsuntoConsejo?asunto=130593

El Gobierno andaluz amplía en 5.852 hectáreas la superficie del Parque Natural de Los Alcornocales

El Consejo aprueba la nueva planificación del espacio, que incorpora enclaves de gran valor ecológico de fincas como La Almoraima o La Alcaidesa

Andalucía, 19/09/2017

AlcornocalesCGobEl Consejo de Gobierno ha aprobado el decreto que amplía en 5.852 hectáreas el Parque Natural de Los Alcornocales, situado en las provincias de Cádiz y Málaga, a través de la integración de terrenos de gran valor ecológico localizados en nueve fincas públicas y privadas de los términos municipales gaditanos de Algeciras, Castellar de la Frontera y San Roque. La superficie protegida se incrementa así en un 3,5%, hasta alcanzar las 173.619 hectáreas.

La norma incluye también la aprobación de los nuevos planes de ordenación de los recursos naturales y de uso y gestión, que sustituyen a los desarrollados desde 2004. El primero de ellos, de vigencia indefinida, es el documento básico que distribuye y asigna los distintos usos y aprovechamientos de acuerdo con la capacidad de los ecosistemas, mientras que el Plan Rector de Uso y Gestión establece con detalle las condiciones del desarrollo de las actividades compatibles y determina las líneas estratégicas de actuación pública, con evaluaciones cada seis años.

La mayor parte de la ampliación del parque corresponde a la incorporación de las 1.400 hectáreas de la finca La Almoraima que aún quedaban fuera del territorio protegido, así como de las 1.302 del colindante monte público La Alcaidesa, propiedad de la Junta, y las 500 de la finca privada Dehesa del Guadalquitón.

Los terrenos de la Almoraima, de titularidad estatal y situados en el término municipal de Castellar de la Frontera (Cádiz), tienen una superficie total de 14.113 hectáreas. El 90% de la misma ya se situaba en el parque y ahora se incluye el 10% restante, que presenta como principal valor ecológico su red de bosques de ribera y sus setos.

El monte La Alcaidesa, situado en los términos de Castellar de la Frontera y San Roque, destaca por la presencia del alcornoque como principal especie arbórea, mientras que la Dehesa del Guadalquitón (San Roque) presenta la singularidad de albergar uno de los últimos alcornocales del litoral andaluz.
Los otros enclaves incluidos, a través del nuevo Plan de Ordenación de los Recursos Naturales, son las fincas Botafuegos (monte de gestión pública situado en el término de Algeciras, 548 hectáreas); Pinar del Rey y Dehesilla (propiedad del municipio de San Roque, 349 hectáreas, y Majarambú (de titularidad autonómica y situado en Castellar de la Frontera, 233 hectáreas), además de Diente Borondo (de titularidad privada y ubicado en San Roque), Dehesa de Chapatal (privada, en Castellar de la Frontera) y Cerro del Moro (propiedad de la Junta, igualmente en Castellar de la Frontera).

Nueva planificación

Junto con la ampliación, los nuevos planes conllevan también modificaciones en la zonificación del espacio protegido y la regulación de sus actividades y usos compatibles. Estos cambios, en consonancia con la Directiva Europea de Hábitats, reforzarán las medidas de conservación de algunas zonas y de sus aprovechamientos tradicionales. En los enclaves que se han incorporado, los planes prohíben o limitan todas aquellas prácticas que puedan afectar a los recursos y valores naturales del parque o perjudicar a las actividades económicas que ya existen.

En líneas generales, el Plan de Ordenación de Recursos Naturales incrementa las denominadas zonas A y B (de mayores exigencias de conservación) y establece medidas para potenciar las actividades forestales y de uso público. También se simplifican los procedimientos y se introduce la comunicación previa del promotor, en sustitución de la autorización administrativa, para diversas iniciativas. Respecto a las prioridades de conservación, destaca la atención a los factores de amenaza derivados del cambio climático y los relacionados con la conectividad ecológica y la regeneración de ecosistemas. Alcornocales, quejigares, acebuchales y helechos recibirán una atención especial en el ámbito de la vegetación y especies como el águila imperial y el águila pescadora en el de la fauna.

El Parque Natural de Los Alcornocales, declarado en 1989, reparte sus 173.619 hectáreas entre los municipios gaditanos de Alcalá de los Gazules, Algar, Algeciras, Arcos de la Frontera, Benaocaz, Castellar de la Frontera, El Bosque, Jerez de la Frontera, Jimena de la Frontera, Los Barrios, Medina Sidonia, Tarifa y Ubrique, así como el malagueño de Cortes de la Frontera.

El principal valor ecológico de este territorio es el alcornocal que alberga, el más grande de la Península Ibérica y el mejor conservado del mundo. Acompañado por quejigos, robles melojos, pinos negrales y encinas, a este bosque se suman las últimas reliquias de vegetación subtropical que sobreviven en el continente europeo, con especies exclusivas de helechos y musgos que crecen al abrigo de profundos y estrechos valles.

Área privilegiada de paso para las aves migratorias por su proximidad al Estrecho de Gibraltar, el parque acoge también más de 80 especies de rapaces, entre águilas, azores, gavilanes, halcones, buitres y cernícalos. En los cursos fluviales destaca la presencia del mirlo acuático, el martín pescador y el avión zapador, mientras que la abundante fauna cinegética presenta la singularidad del corzo, que tiene en Los Alcornocales su distribución europea más meridional.

El principal recurso económico de la comarca viene de la extracción del corcho en más de 120.000 hectáreas de alcornocal (la mitad de la superficie de este tipo de bosque en Andalucía). Destacan también los aprovechamientos relativos a la caza mayor, la ganadería, la artesanía, la guarnicionería y la gastronomía.

Dentro del ámbito territorial del Parque Natural de los Alcornocales, designado como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y Zona Especial de Conservación (ZEC), se localiza asimismo el Monumento Natural Cañón de las Buitreras. Los valores naturales y patrimoniales de la zona y su papel relevante en los flujos ecológicos entre Europa y África propiciaron también su reconocimiento por parte de la Unesco, que en 2016 lo integró en la Reserva de la Biosfera Intercontinental del Mediterráneo.

Acuerdos adoptados

RAMÓN PÉREZ MONTERO – OPINIÓN

lavozdecadiz

RAMÓN PÉREZ MONTERO – OPINIÓN

ramon-perez-montero-Pinturas

Se abrió así el camino para que pensáramos la perfección como contraria a la corrupción y viéramos a la naturaleza de forma normativa

 

http://www.lavozdigital.es/opinion/lvdi-pinturas-201706082333_noticia.html

No todos los días se te presenta la ocasión de asistir a una clase magistral de arte rupestre impartida por uno de sus más reconocidos especialistas en el mismo lugar donde la obra fue llevada a cabo unos diez mil años atrás. No desaproveché pues la oportunidad de visitar la cueva del Tajo de las Figuras tras los pasos del doctor Martí Mas Cornella, profesor del Departamento de Prehistoria y Arqueología de la UNED, quien ha hecho de este lugar santuario de su labor investigadora.

Encarando un levante que agitaba feroz los recios alcornocales que rodean el enclave, ascendimos hasta la milenaria caverna que pisaron en su día los pies descalzos de nuestros antepasados tras la palabra docta de nuestro guía. Palabra docta y apasionada. Porque Martí no sólo conoce estas pinturas hasta sus más mínimos detalles, sino que demuestra además su amor intelectual por el objeto de su estudio en su entusiasta forma de describirlo. Haciendo especial hincapié en la necesidad, por parte del investigador, de no dejarse seducir por la imaginación, sino de limitarse a interpretar sólo lo existente.

La más atractiva, la secuencia del ciclo natural de la vida de los cérvidos: berrea, apareamiento, lactancia de las crías. A partir de ello imagino (a mí como profano sí se me está permitido imaginar) que tal vez los seres humanos comenzáramos a ver por vez primera el mundo de la manera en que lo sugieren estas imágenes, aunque sin abolir todavía el emplazamiento seguro del individuo en el mundo que sí consiguen el cine y la televisión en nuestros días.

Me refiero a la posibilidad de fijación de una semántica que más tarde se haría universal con la invención de la escritura. No digo que la escritura encuentre su origen en la pintura rupestre, sino que esta facilitó el desarrollo de las primitivas capacidades psíquicas, cognitivas y sociales que alcanzarán su máximo rendimiento comunicativo humano con la escritura. De aquí brota la reflexión sobre el tiempo que ya se había venido produciendo en la narrativa oral, pero que ahora, como muestran las pinturas del Tajo, puede quedar plasmado visualmente en su propio fluir. Al espectador de las imágenes pictóricas se le ofrece la posibilidad de observar la observación de otro, es decir, de reflexionar sobre el sentido paradójico de un tiempo que fluye a la vez que permanece en su carácter cíclico. Las pinturas rupestres no ofrecen tanto información como comunicación.

Pienso que con las formas pictóricas se captaron simbólicamente (en el sentido luhmanniano de volver alcanzable ‘lo ausente como presente’) los movimientos naturales en busca de un fin a modo de estado de perfección. Primer paso hacia las formas semánticas sociales orientadas a fines que encontrará su culminación en la interpretación teleológica. Es decir, quedan modelizadas como informaciones desde la perspectiva de lo que significan para la consecución exitosa (o no) de ese fin. En este caso la caza que aseguraba la supervivencia. Se abrió así el camino para que pensáramos la perfección como contraria a la corrupción y viéramos a la naturaleza de forma normativa, tal y como más tarde nos enseñaría Aristóteles. Cuando el Estagirita se pregunta por el ser del tiempo en su Tratado de Física no hace sino continuar en un texto escrito la conformación temporal que la misma escritura trajo consigo, pero que pudo haber comenzado en las paredes de las cuevas en el mismo proceso que, desde la figuración hasta la abstracción, quedó plasmado en ellas.

“Somos Tarifa” apuesta por la recuperación de La Janda

Con una fotografía nuestra (derechos de propiedad de ANA) -Tarifaaldia.es- ha publicado lo siguiente:

http://tarifaaldia.opennemas.com/articulo/actualidad/somos-tarifa-apuesta-recuperacion-janda/20160429081608005867.html

cabecera2

“Somos Tarifa” apuesta por la recuperación de La Janda

La última iniciativa data del año 2012 con la denominada “Reconquista de la Janda”. Fue entonces cuando comenzaron a unirse varios grupos medioambientalistas

Tarifaaldia.es |  29 de Abril de 2016 (00:00 h.)

La Janda encharcada

Imagen de www.analajanda.org

La Laguna de la Janda, es un humedal de Dominio Público que consiguió ser desecada gracias a la irracional “fiebre desecatoria”. En el año 1946 el Estado otorga una concesión por 99 años, primero a una empresa para que a su coste emprendiese las obras de drenaje y los aprovechara como terrenos agrícolas, para más tarde en el año 1965 transferir la concesión a la empresa Colonias Agrícolas S.A. que  caduca en noviembre del 2045.

Su desecación completa no se consiguió hasta el año 1967 llevando detrás de sí una larga historia de fracasos y costosas obras, como presas en los ríos Almodovar, Celemín y Barbate y  un túnel subterráneo de drenaje hacia las marismas del Rio Barbate.

El humedal sin embargo, resiste a desaparecer y a pesar de la ampliación del túnel subterráneo, en algunos años, tras episodios de intensas precipitaciones, vuelve a inundarse durante algunos días dejando entrever su vieja gloria :  cerca de 5000 has. de superficie que la convertían en uno de los humedales más relevantes de Europea.

Esta resistencia a desaparecer hace que desde los años `90 Asociaciones como  “Asociación Amigos de la Laguna de la Janda”, ”Ecologistas en Acción” y “Agaden” apuesten a nivel local por su recuperación cuya viabilidad de regeneración queda evidenciada, si existiese voluntad para ello.

Sin embargo,  las administraciones competentes siguen haciendo caso omiso a la recuperación de estos valiosos ecosistemas.

La última iniciativa data del año 2012 con la denominada “ Reconquista de la Janda”.  Fue entonces cuando comenzaron a unirse varios grupos medioambientalistas.

“Somos Tarifa”, hoy,  pondrá todo de sí para coordinar  la unión de más colectivos de distintos ámbitos y naturaleza, como compromiso al haber firmado el  “Pacto social por la Laguna de La Janda”: http://blog.lagunalajanda.org/mojate-por-la-janda/

Quieren, dicen,  agregar a los ya existentes Defensores del Medio Ambiente, a Defensores de la Cultura, del Arte, de los Derechos humanos, Asociaciones vecinales, personas privadas  y a los diversos grupos que apuestan desde hace años, desde la espiritualidad,  desde una forma más silenciosa, por la Recuperación de la Laguna de Janda.

Todos tenemos un objetivo :  La Recuperación de la Laguna de La Janda.

 “Somos Tarifa” solicita el apoyo de todos para esta coordinación que dio sus primeros pasos en el “Día de los Humedales”  recordando el “S.O.S. de los Humedales costeros del Estrecho de Gibraltar” promovido por el COCN Andalucía y Marruecos, que abarca los humedales de las dos costas siendo  “La Laguna de la Janda”  la más desventajada.

A nivel europeo, “Somos Tarifa” efectuó una Petición en febrero, que fue registrada ante el Parlamento Europeo,  relacionado con la vulneración de la Directiva Marco del Agua y la conservación de los humedales y los espacios de la Red Natura 2000. A nivel local, se ha entregado  una moción ante el Ayuntamiento de Tarifa firmado por cuatro Asociaciones locales y 2 regionales para que en el mes de Mayo el pleno se pronuncie y apueste por el “Pacto social por la Recuperación y Protección de los Humedales de la Janda”  firmando su compromiso. En ese sentido se irá a todos los Ayuntamientos que conformen la zona de la “Laguna de la Janda”.

https://www.facebook.com/AmigosLagunaJanda/photos/a.487607114633336.1073741828.487589677968413/487607117966669/?type=3&theater

https://www.facebook.com/1016324455062508/photos/a.1250524694975815.1073741840.1016324455062508/1250524714975813/?type=3&theater

http://blog.lagunalajanda.org/pacto-por-la-restauracion-y-proteccion-de-los-humedales-de-la-janda/

 

Una nueva teoría sitúa Tartessos en una isla fluvial del río Barbate

elmundoespequeno

 

 

ARQUEOLOGÍA

Recogida en el libro ‘Tartessos. Un nuebvo paradigma’

Una nueva teoría sitúa Tartessos en una isla fluvial del río Barbate

El filólogo Alberto Porlan

El filólogo Alberto Porlan, autor del libro “Tartessos. Un nuevo paradigma”. EFE

 

El filólogo Alberto Porlan trata de impulsar una prospección en la isla fluvial de Barbate, donde cree que estaría la capital de Tartessos

“Una mente científica no puede decir que algo no existe porque no lo han encontrado”, señala el investigador

ALFREDO VALENZUELA (EFE)

Sevilla

13/02/2016 13:07

El filólogo Alberto Porlan (Madrid, 1947), especialista en toponimia y autor de la monumental Los nombres de Europa, ha reunido sus trabajos sobre Tartessos enTartessos. Un nuevo paradigma y ha dicho que la capital del antiguo reino pudo estar en una isla fluvial del río Barbate.

Se trata de la isla de 75 hectáreas de extensión que se encuentra al norte de la antigua laguna de la Janda (Cádiz), en la que aún no se ha efectuado ninguna prospección arqueológica, ya que las dirigidas por Porlan a finales de los años ochenta y que dieron resultado negativo se efectuaron en otra isla fluvial del Barbate de mucho mayor tamaño, situada un poco más al sur.

Esa isla fluvial del Barbate se encuentra próxima a la localidad de Benalup de Sidonia (Cádiz), en el término municipal de Medina Sidonia (Cádiz), y también próxima a la antigua laguna de la Janda, desecada en los años cuarenta -en lo que Porlan considera “una salvajada monstruosa” en el plano medioambiental- cuando fue la mayor laguna sin escorrentía de la Península, con 14 kilómetros de distancia entre orillas.

Esa laguna, que en la antigüedad pudo ser aún mayor, es la que Porlan considera el lago que todas las fuentes de la antigüedad histórica ubican junto a Tartessos y que Adolf Shulten y otros arqueólogos han identificado con la desembocadura del Guadalquivir, un gran delta en la antigüedad.

Porlan sostiene que el Guadalquivir no era el río de Tartessos porque los relatos de la antigüedad histórica hablan de “un día de camino” desde esa ciudad hasta las Columnas de Hércules, el Estrecho de Gibraltar, justo el tiempo que tarda en recorrerse el trayecto entre la comarca gaditana de la Janda y el Estrecho -unos 40 kilómetros-, mientras que la desembocadura del Guadalquivir está a unos 120 kilómetros del Estrecho.

Anillo con sello

Anillo con sello, procedente de la necrópolis La Joya, en Huelva. MUSEO DE HUELVA

Alberto Porlan rechaza igualmente la corriente dominante en los últimos estudios sobre Tartessos que niega la existencia de tal reino, de una ciudad como capital con ese mismo nombre e incluso que no fuese más que una variante de la cultura fenicia: “Una mente científica no puede decir que algo no existe porque no lo han encontrado”, ha zanjado tajante.

“Tartessos detentó durante siglos el monopolio del estaño, que salía de aquí para el resto del Mediterráneo y la capital de ese emporio existió, como tal centro comercial”, ha señalado.

Según las fuentes de la antigüedad, “el mundo conocido era un mar rodeado de tierra por todas partes menos por una, el fin del mundo, donde se hallaba Tartessos” y la laguna de la Janda y la isla fluvial del Barbate se hallan en la vertiente occidental del Estrecho, mucho más cerca que el Guadalquivir y su desembocadura, de ahí que Porlan califique como “el error bético” la insistencia en esa ubicación.

El investigador trata de alentar ahora una prospección en la isla fluvial del Barbate en busca de pruebas de corroboren su hipótesis, para lo cual tiene previsto emplear georradar, drones e infrarrojos.

En su estudio de 400 páginas, publicado en Sevilla por Libros de la Herida, Porlan incluye fotografías aéreas de la laguna fluvial que reflejan, entre otras cosas, la existencia de una gran estructura sepultada, que es perceptible pese a que la isla en superficie está divida en dos partes con distintos cultivos.

Para la portada de su obra Porlan ha reservado un sencillo trazo de su propia mano del perfil de la cabeza de un perro que, al ser inclinado 90 grados, se transforma en el perfil costero de la parte superior del Estrecho de Gibraltar -el ojo del perro es la laguna de la Janda-, en una alusión a la mitología griega y al perro de Gerión, rey de Tartessos al que Hércules le robó su rebaño de toros.

http://www.elmundo.es/andalucia/2016/02/13/56bf1c7122601d48198b45bf.html

 

Ibis eremita: Cádiz alberga la única población salvaje de la especie

logo-abc-2RUTH PILAR ESPINOSA

Día 06/10/2015

 

Solo se pueden observar en libertad en la costa atlántica de Marruecos y en Austria dentro de un programa de reintroducción, como el que desarrolla con éxito el Zoobotánico Jerez desde 2004

ibis-eremita4--644x362

Solo se pueden encontrar ejemplares de ibis eremita en España en la provincia de Cádiz. Desde 2004 el Zoobotánico Jerez y la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, con el asesoramiento científico de la Estación Biológica de Doñana, desarrolla el Proyecto Eremita.

Se desconoce cuándo se extinguió el ibis eremita en España. El último registro documentado del «cuervo calvo» en los manuscritos de cetrería data de 1616. En la actualidad, el Catalogo Español de Especies Amenazadas lo considera una especie en régimen de protección especial.

Una primera fase del Proyecto Eremita -que se ha prolongado una década- ha analizado los métodos de suelta de esta ave. Y una segunda, que comenzó en 2015, está reintroduciendo ibis eremitas en Andalucía. A fecha de hoy, se contabilizan 67 ibis eremitas en libertad, confirma Miguel Ángel Quevedo, veterinario Zoobotánico Jerez y miembro del grupo internacional de expertos del ibis eremita.

padres-adoptivos--146x110Las áreas donde campean (buscan alimento) son Chiclana y Vejer. Mientras que durante laépoca de reproducción. la mayoría se concentra en la zona conocida como la Barca de Vejer (donde hay un acantilado). «No se eligieron por casualidad», sino tras analizar las condiciones ambientales, los lugares de nidificación en zonas rocosas, la presencia de alimento, la interacción con otras especies o los potenciales riesgos (la caza ilegal, la molestia humana, la existencia de tendidos eléctricos y obras públicas, el uso de pesticidas, la accesibilidad de los lugares de cría, etc.)

Existen otras demarcaciones de Andalucía e incluso de España donde el ibis eremita podría vivir. La Junta ha propuesto Almería como marco para una posible reintroducción.

Criados a mano

Para evitar que los ibis eremita se perdieran al poco tiempo de liberarse se les ha criado a mano con «padres adoptivos»caracterizados con casco de ibis y vestidos con camisetas negras para minimizar la impronta de las aves hacia los humanos. No se trata de una técnica novedosa, pues la inició el Instituto Konrad Lorenz de Austria. Pero se ha adaptado a las condiciones españolas y mejorado por los técnicos del Zoobotánico Jerez, que en estos momentos, desde el punto de vista demográfico y sanitario, alberga el grupo de cría de ibis eremitas más variado y controlado del mundo, se congratula Quevedo. Los «padres adoptivos» junto a los que campean los juveniles favorecen su asentamiento en la zona. Y los disfraces aumentan su seguridad, ya que evitan que las aves se sientan atraídas por los humanos.

De momento, se ha conseguido uno de los objetivos del Proyecto Eremita: existe una población de ibis sedentaria (no migradora) y autosuficiente (no precisa de alimentación suplementaria elaborada por humanos) en la zona de suelta (la comarca La Janda), donde se han puesto en marcha campañas de sensibilización dirigidas a escolares, ganaderos, agricultores y ganaderos. «No hemos notado de forma directa que se beneficien otras especies de aves con la reintroducción del ibis, pero sí se ha evidenciado un aumento del interés por la ornitología», comenta el veterinario.

El siguiente reto consistirá en lograr que dicha población estable crezca en número de individuos y que no se necesiten liberar más ejemplares procedentes de la cría en cautividad. Hasta el momento la cifra de nacimientos no supera el de muertes, por lo que se deben seguiraportando entre 20-30 juveniles al año, concreta Quevedo.

Nest with a ringed chick--146x110La procedencia de los ejemplares liberados varía. El Zoobotánico Jerez recibe aves de diferentes centros que participan en el programa europeo de cría en cautividad de la especie. En 2015, por ejemplo, les han llegado ibis del zoo de Doue y Ceres (ambos en Francia), de Chester (Reino Unido) y de Kronberg (Alemania).

Solo se pueden ver ibis salvajes en una pequeña área de la costa atlántica de Marruecos (500 ejemplares), en Austria (una veintena de ejemplares), dentro de un programa de reintroducción de la especie donde les enseñan a emigrar a Italia con ayuda de ultraligeros. Y los 67 de Cádiz.

Curiosidades:

La climatología no es problema para el ibis: se adaptan bien a los ciclos de sequía y buscan sus presas en el suelo (su largo pico le permite encontrar invertebrados debajo de la tierra y bajo las piedras) en función de la época del año.

La metodología empleada con éxito por el Zoobotánico Jerez se podría extrapolar a otras zonas o países donde la especie se ha extinguido y donde quisieran desarrollar un plan de reintroducción.

Al principio, como método de suelta, se optó por garcillas bueyeras como aves guía. Pero se desestimó por no encontrar ventajas remarcables. Esta especie, diferente en cuanto a apariencia y color, aunque muy parecida al ibis en cuanto a ecología (zonas de alimentación, son coloniales, terrestres, etc.), en algunos casos es especie de referencia en la búsqueda de zonas de alimentación.

En cautividad existen unos 2.000 ibis eremitas en zoos europeos dentro del los programas de cría en cautividad. El Zoobotánico Jerez mantiene en la actualidad unos 24 ejemplares procedentes de diversos orígenes genéticos y está pendiente de recibir nuevas aves.

http://www.abc.es/espana/la-rica-espana/20151006/abci-ibis-eremita-cadiz-201510051113.html

 

La selva andaluza, el último reducto tropical de Europa

logo3

 

 

3021_20150615ru2o2H

Cádiz atesora el último bosque subtropical del continente, un punto único con especies de la era terciaria.

Los canutos, los alcornocales y los pinsapares ofrecen una naturaleza verde en una región cubierta por bosques en la mitad de su superficie.

Recorremos la ‘selva andaluza’ con motivo de la celebración del Día Mundial del Árbol

Alejandro Ávila

27/06/2015

Masa-forestal-Andalucia_EDIIMA20150627_0017_5

 ”La nación que destruye su tierra, se destruye a sí misma. Los bosques son los pulmones de nuestra tierra”, decía Franklin Roosevelt, trigésimo segundo presidente de los Estados Unidos, hace ya 70 años.

Hay un lugar de Europa donde los bosques, lejos de retroceder, avanzan. Un punto de esperanza con 2,5 millones de hectáreas forestales, que atesora el último reducto de bosque subtropical de su continente y una especie de abeto única en el mundo. No es Alemania, ni Finlandia. Se trata de Andalucía, donde sus bosques se extienden por el 55% de sus 87.000 km2.

Basta abandonar la autopista Sevilla-Cádiz, e internarse en la A-381, para descubrir un tupido bosque que rompe de un vistazo con el tópico de Andalucía como tierra de sol y playa. Ante la vista del conductor se extiende el Parque Natural de Los Alcornocales que, con sus 170.000 hectáreas de extensión, atesora el mayor alcornocal del mundo.

No es raro que la bruma te sorprenda al entrar en estos parajes. En ellos podemos encontrar bosques de niebla, toda una sorpresa para aquellos que piensan que solo existen en determinadas zonas montañosas de América, Asia o África. Aquí, en la Europa meridional, reciben el nombre de canutos. Toman su nombre del árabe, significa “tubos” o “trozos de caña”, y hace referencia a bosques en galería presentes tanto en esta zona de la provincia de Cádiz como en la Sierra de Grazalema o la de Ronda.

Los canutos son un preciado vestigio de esas selvas europeas que retrocedieron ante las glaciaciones del cuaternario y encontraron su último refugio en tierras más templadas.. Cuando los hielos volvieron a retroceder, el clima seco del mediterráneo impidió que las selvas volviesen a recuperar su extensión. En los canutos, el viento, el agua y las montañas terminaron imponiendo su ley natural y protegiendo en sus estrechos valles ‘fósiles’ vivientes de la era terciaria.

Helechos para la imaginación

La luz tenue, fruto del dosel arbóreo y las pendientes de los valles, y la humedad acogen especies relictas como el ojaranzo y varios tipos de helechos, así como el aliso, el fresno, el laurel y la adelfa. La niebla y los helechos creciendo sobre los enormes troncos avivan, como en otros lugares asilvestrados, la imaginación del ser humano. Así lo hizo con la del novelista Juan Pino Palma, que le dedicó su relato Nubes en el corazón a este rincón gaditano.

Más allá del encanto del paisaje y las riquezas naturales, Los Alcornocales proporciona refugio, bienestar y recursos a todo tipo de especies, la humana incluida. El corcho que se extrae de sus bosques proporciona prácticamente la mitad de la producción de todo el país. Además de a ungulados, gatos monteses, zorros, nutrias, halcones, buitres o águilas, este espacio protegido acoge a todas esas aves migratorias que transitan cada año entre África y la Europa más septentrional.

No muy lejos de allí, otra reliquia de las glaciaciones conforma un paisaje con una especie única: el pinsapo, un abeto endémico de Andalucía. El pinsapo se extiende en más de 8.000 hectáreas de coníferas repartidas por las sierras occidentales de las Cordilleras Béticas, como la propia Sierra de Grazalema, la de Ronda y la Bermeja. Los pinsapares se concentran en lugares no muy calurosos, lluviosos y con nieblas de primavera y otoño de las sierras altas andaluzas, formando bosques especialmente tupidos en aproximadamente el 10% de esas 8.000 hectáreas únicas.

http://www.eldiario.es/andalucia/pasaporte/arboles/andaluza-ultimo-reducto-tropical-Europa_0_403159694.html

 

Medina Sidonia o la Historia como excusa

logo3

 

Medina Sidonia o la Historia como excusa

3021_20141029Hv32Ka

La localidad gaditana sorprende con su imponente patrimonio histórico, que va en paralelo con sus afamados productos de repostería. Una calzada romana, un castillo medieval y un Alcázar árabe conviven en una población empeñada en poner en valor sus tesoros

Francisco J. Jiménez

15/01/2015

Medina-Sidonia-

 

Hay pueblos que tienen encanto y que sólo por ello merecen una visita. No es el caso de Medina Sidonia. Esta población gaditana tiene mucho más que encanto. A los que todavía no la conozcan les puede sorprender por conjugar el embrujo de sus callejuelas y cuestas con un valor histórico inesperado. Excusas perfectas para darle mucho protagonismo.

En invierno es famosa por su Belén viviente y por su dulces. Pero Medina es mucho más que eso. Basta con pasear por su casco histórico para saber que estamos ante un ejemplo de fusión cultural. En una simple mañana se puede tomar contacto con restos de la Edad del Bronce, con una calzada romana, con un castillo medieval y con un Alcázar árabe.

Y eso, en algunos casos, pasa inadvertido para el visitante de localidades cercanas, que llega básicamente para disfrutar de sus famosas especialidades del universo de la repostería en forma de alfajores o amarguillos.

“Medina es una de las ciudades con mayor patrimonio histórico de la provincia de Cádiz. Tiene un conjunto arqueológico impresionante, tres puertas, cloacas romanas del siglo I… Lo estamos intentando divulgar y está llegando a la gente”, comenta uno de los guías turísticos de la ciudad.

Calles-Medina-Sidonia-

Medina cuenta con tres puertas, que forman parte de las murallas de la época musulmana: el arco de Belén, el arco de la Pastora y la Puerta del Sol. El arco de Belén es una de ellas y aunque se aprecia que ha sufrido varias reformas, no pierde la trascendencia por dar paso a otros edificios emblemáticos, como las Caballerizas del Duque o la imponente Iglesia Santa María Mayor la Coronada, un templo gótico renacentista que impresiona.

Pero más allá de la evidente riqueza patrimonial de la ciudad, lo que engancha de Medina es el crisol de culturas que encierra y la humildad con que alberga elementos históricos tan valiosos como el conjunto arqueológico de las cloacas romanas. Tienen muy claro en esta localidad gaditana que deben poner en valor esos tesoros y llama la atención el despliegue de personal para atender a los turistas, que disfrutan a primeros de diciembre de unas jornadas de puertas abiertas que son ya una tradición.

También se ha convertido en un clásico el Belén Viviente, con el que la ciudad se convierte en un escenario perfectamente organizado y donde cada vecino sabe cuál es el papel que debe desempeñar. Un ‘Bienvenido míster Marshall’ en el que nadie pasa de largo. Los visitantes tienen que echarle paciencia y esperar largas colas para entrar en ese recorrido laberíntico en el que no faltan las escenas más pintorescas de esta tradición navideña.

Y siempre con el denominador común de ofrecer una imagen de ciudad perfectamente afinada para que nada falle en el desfile continuo de turistas, que llegan con una idea y que se marchan con la sensación de que deben volver para terminar de descubrir todo lo que encierra Medina.

Además, es un referente en el turismo relacionado con los espacios naturales porque la población linda con el parque natural  Los Alcornocales, el tercero en extensión de los espacios naturales protegidos existentes en Andalucía. El turismo sostenible también es, pues, otro de los alicientes si el viajero decide apostar por Medina Sidonia.

En ese caso es recomendable la ruta de los puentes romanos, que discurre por la primera parte del tramo II del Corredor Verde Dos Bahías, hasta el Puente de los Tres Ojos, que coincide también con la vía pecuaria Cañada Real de Algeciras. Durante el recorrido por lo que fue calzada romana se puede disfrutar de numerosos vestigios romanos como la Torre-Ermita de los Santos Mártires que fue una antigua casa romana de origen visigodo, el Puente de la Hoya sobre el arroyo de la Esparraguera o el Puente de los Tres Ojos sobre el arroyo del Yeso..

“Vine a Medina hace años pensando que era un pueblo ideal para el descanso, pero con el paso del tiempo me he dado cuenta de que incita a todo lo contrario, a conocer su historia y a recorrer sus montes. Eso le pasa a la mayor parte de la gente que viene a esta tierra”, comenta Aitor, un vendedor ambulante de origen vasco que ha quedado prendado con la idiosincrasia de esta tierra.

http://www.eldiario.es/andalucia/pasaporte/Medina-Sidonia-crisol-cultural-alcance_0_346116402.html

La vida de La Janda pasa por La Breña

c_i_cadiz

 

Un compendio de pinares, marismas, acantilados y playas para 5.000 hectáreas Un ave en peligro de extinción, como es el Ibis Eremita, habita en el parque

MANUEL GALVÍN SERRANO CÁDIZ | ACTUALIZADO 02.01.2015

Más al sur de la provincia, otro de los parques más emblemáticos ha llegado al cuarto de siglo entre idas y venidas de generaciones. Es la Breña y sus marismas las que han ofrecido a La Janda un toque más de diversidad con sus 5.000 hectáreas de parque. Entre playas, dunas, marismas, rocosos acantilados y bosques crece este pequeño paraje natural entre los pueblos de Vejer y Barbate. Pese a ser más menudo que otros enclaves de similares características de la provincia, sus variantes ecológicas son mayores para albergar especies diferentes y en amenaza, como es el caso del Ibis Eremita.

“La Breña es un parque pequeño y accesible en cuanto a comunicación e ideal para familias. No tiene grandes cuestas ni pérdidas, está bien comunicado. Es un pinar litoral con un uso público considerable”, explica Antonio Gómez, director del parque. Según los cálculos de la Junta, al año visitan La Breña unas 50.000 personas. Los pinares y la zona terrestre constituyen el 77% del total del parque, además es un punto idóneo para la práctica de actividades deportivas. Tanto es así que es referente mundial en el deporte de orientación, para ello cuenta con dos circuitos habilitados. “Los campeones del mundo de este deporte vienen aquí a entrenarse”, asegura Gómez.

Otro de los hitos en la historia de La Breña ha sido la recuperación unas marismas que lo ha hecho más diverso si cabe. Unos humedales que dejaron de existir por malas prácticas sobre el entorno. Por entonces, se acometió una inversión de seis millones de euros para aprovechar “unas marismas abandonadas por antiguas acuiculturas para hacer actividades relacionadas con la propia acuicultura. La transformación ha sido positiva en cuanto a modelo de explotación”, sentencia Gómez. “Se elaboró un plan de desarrollo por los años 80 que cambiaron las marismas para acuicultura y nunca se puso en práctica y durante 20 años ha estado el terreno degradado y ahora se han recuperado con una tecnología mas moderna e integrando factores medioambientales”, puntualiza el director. La empresa que explota dichas granjas marinas emplea a 80 personas de Barbate, lo que convierte a las marismas en una de las principales fuentes de trabajo de la castigada localidad.

Por otro lado, la Administración fija sus esfuerzos en la protección de la franja marina. La franja está ahora en vía de desarrollo y supone una cuarta parte del parque con 1.152 hectáreas. “Se extiende una milla frente al tajo y se encuentra protegida; en este lugar no se puede construir nada. Puede destinarse a la pesca deportiva, al ser tan cerca de la costa no se puede destinar a una pesca mayor”, aclara.

Por último, uno de los elementos diferenciadores de La Breña es la presencia de una colonia de Ibis Eremita. Un ave en peligro de extinción que se encuentra entre las diez más amenazadas del mundo. Esto hace que haya un repunte en el turismo ornitológico que tiene como objetivo ver esta colonia singular de pájaros. En colaboración con el Zoo de Jerez, la Junta trabajó en la recuperación de esta especie con su cría en cautividad y su posterior puesta en libertad en la comarca de La Janda. Los ejemplares reproductores anidan en la Barca de Vejer y se mueven por el entorno de La Breña. El otro único lugar del mundo donde habita el Ibis Eremita es en Marruecos. José Manuel López, jefe del departamento de biodiversidad de la Delegación Territorial de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente de Cádiz, cuantifica en 80 ejemplares los que sobrevuelan los pastizales y acantilados del parque, un 25% del total de la población reproductora mundial. Su grado de amenaza es superior a la del lince y el águila imperial ibérica”, advierte con preocupación sobre el futuro del ave.

http://www.diariodecadiz.es/article/provincia/1931327/la/vida/la/janda/pasa/por/la/brena.html

 

Liberan cuatro pollos de águila imperial ibérica en la Janda

c_i_cadizUno de los cuatro pollos de águila imperial liberados en la Janda.  Daniel Burón

 

 La Consejería de Medio Ambiente quiere reforzar la población de esta especie en la provincia que ya cuenta con seis parejas en el territorio

efe, Cádiz | Actualizado 27.12.2013 – 13:26

Cuatro pollos de águila imperial ibérica han sido liberados por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio en la comarca de la Janda, en Cádiz, para reforzar la población de esta especie que cuenta ya en la provincia con al menos seis parejas territoriales.

Con la suelta de estos ejemplares, provistos de anillas identificativas y radiotransmisores, se refuerza la población de esta especie en la provincia, donde empezó a criar de nuevo en el 2010 gracias al Plan de Reintroducción que ha posibilitado que el águila imperial vuelva a Cádiz 60 años después de que se produjese su extinción. 

La actuación parte del rescate de los ejemplares por parte de técnicos de la Consejería cuando se encontraban en situación de peligro y su traslado .al Centro de Recuperación de Especies Amenazadas (CREA) ‘Dunas de San Antonio’ en El Puerto de Santa María. 

Bajo el asesoramiento de la Estación Biológica de Doñana y la Fundación Migres, los pollos han sido devueltos al medio natural mediante la técnica de la cría campestre que consiste en colocarlos en nidos artificiales y criarlos en la naturaleza hasta que son capaces de volar y alimentarse de forma autónoma. 

A pesar de ser la rapaz más amenazada del continente europeo, el águila imperial ibérica cuenta en Andalucía con aproximadamente una cuarta parte de su población total repartidas en tres áreas básicamente: las marismas del Guadalquivir, Sierra Morena y la provincia de Cádiz. 

Este incremento indica que esta rapaz ha duplicado con creces en todo el territorio andaluz su población desde 2002 con un crecimiento poblacional anual medio de casi un 7%. 

Las causas fundamentales de la muerte de crías de águila imperial son el desplome de nidos, la escasez de alimento en el campo y las agresiones violentas o cainismo entre crías provocadas por la falta de alimentación. 

Para paliarlo, en Andalucía se han construido nidos y se aporta alimentación suplementaria en el entorno de los mismos. 

Todas estas actuaciones se realizan en el marco del Plan de Recuperación del Aguila Imperial en Andalucía, que desarrolla la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio desde 2002 en coordinación con el Ministerio de Medio Ambiente, Pesca y Alimentación y con el asesoramiento de un comité científico-técnico integrado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), diversas universidades y la Sociedad Española de Ornitología (SEO-BirldLife). 

 

Nidificación de 15 parejas de Ibis eremita

Medio Ambiente confirma la nidificación de 15 parejas de Ibis eremita en la comarca gaditana de la Janda

Junta de Andalucía

CONSEJERÍA DE MEDIO AMBIENTE Y ORDENACIÓN DEL TERRITORIO

12 de septiembre de 2013

 

Los nidos se han localizado en el tajo de la Barca de Vejer (Cádiz).

Un total de 15 parejas de Ibis eremita han nidificado este año en el tajo de la Barca de Vejer, en la comarca gaditana de la Janda (Cádiz), según los censos elaborados por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio en el marco del Proyecto Eremita. Asimismo, durante esta campaña han volado un total de 17 pollos, los cuales han sido anillados antes de abandonar el nido para tenerlos perfectamente identificados y poder controlarlos en el campo, una vez que comienzan a abandonar la zona de cría.

El programa Eremita lo inició la Junta de Andalucía en 2003, en colaboración con el ibis eremita jaZoobotánico de Jerez y con el asesoramiento científico de la Estación Biológica de Doñana y del Grupo Internacional de Expertos en Ibis Eremita, para crear en la Comarca de la Janda una población estable y autosuficiente de esta especie, clasificada en el catálogo andaluz de especies amenazadas como extinta.

Gracias a este programa se ha logrado el asentamiento de más de 70 aves en libertad en la provincia de Cádiz, y la nidificación de 15 parejas. Aunque han sido 15 las parejas que han nidificado, el episodio reproductor lo iniciaron 20, si bien no todas lo han finalizado. Asimismo, las primeras parejas en nidificar lo hicieron en el mismo sitio que en campañas anteriores llegando a asentarse un total de 9 parejas, mientras que el resto lo hizo a 700 metros del anterior. Este hecho supone un hito en la conservación de una de las aves más amenazadas del planeta, ya que sólo existen parejas reproductoras de esta especie en Marruecos y en Siria.

Estas incipientes poblaciones de ibis, especie única en Europa, está sirviendo como un atractivo más a un turismo muy especializado en la observación de aves, fotografía de la naturaleza, etc. El turismo ‘verde’ se considera como una de las alternativas más claras para el desarrollo socioeconómico, ya que el auge de esta actividad conlleva nuevas posibilidades laborales y económicas, siempre desde el respeto a la propia naturaleza, para los habitantes de los municipios que integran estos enclaves protegidos.

Ibis eremita

El Ibis Eremita (Geronticus eremita) es un ave colonial, con un tamaño medio de 70 a 80 centímetros de altura, que habita en zonas áridas o semiáridas de estepas, pastizales y campos de cultivo. Esta especie, que se alimenta principalmente de insectos y de pequeños vertebrados, nidifica y tiene su refugio en cortados y acantilados costeros. Las poblaciones del ibis eremita han sufrido un dramático declive a lo largo de los últimos siglos, provocado por la perdida de hábitat, persecución, y molestias causadas por el hombre, contaminación en tejido por pesticidas y la agricultura intensiva.

Ver más:
Proyecto EREMITA: Estudio de diferentes métodos de liberación del Ibis Eremita (Geronticus eremita) en la comarca de La Janda (Cádiz, SO España)