El PGOU de Barbate está avocado al fracaso

ANA Presenta alegaciones y acusa al Ayuntamiento de apostar por un desarrollo insostenible, basado en un desesperado intento de revitalizar la economía del ladrillo.

Nota de Prensa 20 de mayo 2013

Barbate -Ayuntamiento

ANA, Asociación de Amigos de la Naturaleza, presenta alegaciones al PGOU, PLAN GENERAL DE ORDENACIÓN URBANÍSTICA, DEL MUNICIPIO DE BARBATE, tras la nueva aprobación provisional realizada por el Pleno Municipal el 12 de Marzo, anuncio publicado en el B.O.P. del pasado 4 de abril.

 

ANA, una vez consultada la documentación,  ha estado llevando a cabo un estudio del documento aprobado y sometido a información pública, realizando varias visitas a Barbate y trabajos de campo por todo el término municipal, para concluir el pasado viernes 17 de mayo presentando un pliego de alegaciones al mencionado y pretendido PGOU.

Desde ANA pensamos que el Ayuntamiento de Barbate no ha reaccionado ante esta crisis, y no ha sabido reconsiderar las previsiones de los enormes crecimientos urbanísticos que se incluían en propuestas anteriores, incluyendo varios proyectos poco justificados que pretenden urbanizar para distintos tipos de viviendas y hoteles, algunos de ellos con la pretensión, además, de que no computen como nuevos suelos urbanizables, ni como nuevas viviendas, a los efectos de aplicación de los límites que impone el Plan de Ordenación del Territorio de Andalucía (POTA).

Además resulta incomprensible insistir en una multiplicidad de desarrollos aislados, para usos urbanísticos de carácter turístico, e incluso residenciales, algunos de ellos muy controvertidos por su ilegalidad, o por afectar a áreas de gran valor ambiental, o a espacios protegidos por la legalidad vigente, como son los casos de Montenmedio, El Bujar o el Següesal, sin ninguna razón que lo justifique.

Estas propuestas de crecimientos urbanísticos se realizan sin el más mínimo estudio o reconsideración de las demandas existentes, y cuando existen viviendas vacías o incluso sin vender. Y todo cuando los crecimientos demográficos son muy bajos, y el Instituto Nacional de Estadística no sólo pronostica un horizonte con mínimos crecimientos demográficos, debido a la baja de la natalidad y al descenso de la inmigración, sino que la crisis ha provocado el retorno de inmigrantes a sus países de origen e incluso la emigración de jóvenes barbateños. Hoy tenemos menos población que ayer.

Es decir, se pretende volver al modelo de construcción especulativo ya fracasado. Más de lo mismo promovido por los mismos que nos han abocado a esta grave crisis económica y social.

Puede estar justificada la revisión de las tradicionales bases económicas de Barbate, y su sustitución por otras nuevas, pero se debe hacer con argumentos sólidos, y con “los pies en el suelo”.

Barbate -zona de Trafalgar

Lo contrario significa un nuevo ejemplo de planificación en el vacío que, además de ser irreal, puede hacer aún más complicado de resolver el caos urbanístico en que se han convertido algunas zonas del municipio de Barbate.

 

 

Según las alegaciones presentadas ANA entiende:

Que el Plan que se propone no está justificado desde los puntos de vista económico, social, ni ambiental, y solo es un mecanismo perverso para poder justificar la urbanización de zonas de alto valor ecológico, algunas de ellas adquiridas previamente a bajo precio, como suelo no urbanizable, por empresas constructoras o entidades financieras, con un objetivo puramente especulativo.

Que el Municipio de Barbate apuesta por los campos de golf, una actividad que no supone ni el 1% de la demanda de los turistas que visitan Andalucía, un turismo de golf que es absolutamente minoritario. Que el desarrollo de tantos nuevos suelos para viviendas, no tiene justificación de ningún tipo, por no existir previsiones de una demanda de viviendas de estas dimensiones, ni la posibilidad real de construir la cantidad de viviendas protegidas que se plantea.

Que el PGOU debería de tener como objetivo conseguir un modelo de territorio equilibrado y sostenible, conservando los importantes valores naturales y patrimoniales del Municipio, y apostando por un nuevo modelo económico más diversificado, superando la economía del ladrillo. Que por el contrario lo que se ha incluido han sido las propuestas de las empresas especuladoras que son propietarias de suelos no urbanizables.

Entendemos que sería un auténtico despropósito la aprobación de este PGOU con su actual contenido, con graves consecuencias a corto, medio y largo plazo, por los suelos clasificados, por los proyectos recogidos y por la normativa que incluye, y por ello se pide una revisión en profundidad, para impedir que se reproduzca un nefasto y fracasado modelo, así como la construcción de viviendas sin demanda real, sin que se puedan resolver los verdaderos problemas de Barbate y sus núcleos periféricos. Este intento de revitalizar a política del “ladrillo”, además de irresponsable y perverso, está avocada de nuevo al fracaso y contradice los compromisos políticos de promover un nuevo modelo de desarrollo basado en el conocimiento, la innovación y la educación.

Por todo ello ANA ha SOLICITADO la modificación del Documento del Plan General de Ordenación Urbanística de Barbate, y del correspondiente Estudio de Impacto Ambiental, con anterioridad a su aprobación definitiva.