Recinto amurallado de Vejer de la Frontera

Podría extenderse su edificación entre los SS. IX al XII, con adiciones y reformas hasta el S.XV. Lienzo muralla de Vejer

Breve historia

Por catas arqueológicas realizadas en varios puntos de la muralla y en la Iglesia de la Concepción (1987, 1990), se conoce que Vejer se encontraba amurallado en el periodo del Bronce Final (S.VIII a. C.). No obstante el recinto amurallado actual debe originarse en la Edad Media, tras las invasiones germánicas del S.V, la árabe-bereber del S. VIII y las normandas de los siglos IX y X. En época almohade (S.XII), el castillo y la cerca de Vejer debían de encontrase en un estado próximo al actual en su desarrollo perimetral.

Puerta muralla VejerEs lo más probable que el recinto de hoy corresponda al existente en la etapa de la conquista y repoblación castellana (entre 1250 y 1300). En este periodo, tras las incursiones meriníes, Sancho IV ordena la restauración de la fortaleza de Vejer. Se desconocen las reformas, posibles ampliaciones y restauraciones que se llevaron a cabo durante el resto de los siglos medievales, pero se debieron de acometer numerosas obras, dado el emplazamiento de Vejer, frontero con el Reino de Granada y con el Imperio Meriní de Marruecos, por la costa. Ante la inminencia de la Guerra de Granada, se realizan importantes obras por parte del Duque de Medina Sidonia, Enrique de Guzmán, señor jurisdiccional de la villa. Además de labores de restauración de toda la cerca, torres y puertas, en estas fechas, entre 1475-1490, se construye la Torre Corredera (flanco norte del recinto) y se lleva a cabo la edificación del baluarte de la Segur.

Muralla de Vejer

Descripción

El recinto amurallado de Vejer representa un polígono irregular de seis lados, correspondiendo el flanco primero al norte, el lado segundo al oeste, el flanco tercero al sur y los lados cuarto, quinto y sexto al este. La primitiva cerca poseía cuatro puertas, todas de ingreso recto. Por la cara norte, la muralla se extiende desde el bastión y puerta de Sancho IV, pasa por la torre de la Corredera y llega al torreón cilíndrico de la corredera que conecta con el baluarte de la Segur. El flanco de poniente parte del baluarte de la Segur, prosigue por la Barbacana y llega hasta Puerta Cerrada. El lado sur comprende desde Puerta Cerrada hasta el callejón del Fuego y torreón próximo entre las calles Encarnación y San Juan. El lateral de levante se extiende hasta la Puerta de la Villa donde tuerce hacia la torre del Mayorazgo y finaliza en el bastión de Sancho IV.

Puerta Cerrada

La cerca tiene un perímetro de unos dos kilómetros y una superficie de unas cuatro hectáreas.

Los muros tienen un grosor de unos dos metros, aumentando considerablemente en las puertas. Su fábrica es de piedras y sillarejos unidos por argamasa de cal y arena. En algunos lienzos de muralla aparece obra regular a base de sillares. Así se observa en la parte superior del lienzo de Puerta Cerrada. Posiblemente se debe a la consolidación de la cerca o restauración del último tercio del S. XV.

El paramento de torres y murallas debía encontrarse primitivamente enfoscado y enlucido. En una cata abierta en una excavación practicada en la calle Juan Bueno la muralla aparece estucada a un nivel de 1’60 m de profundidad, nivel primitivo que ha ido cubriéndose de rellenos.

(Nota: Texto extraído del Catálogo del Patrimonio Cultural – Natural del Litoral de La Janda, patrocinado por el Grupo de Desarrollo Rural de la Janda Litoral y coordinado por D. Antonio Muñoz Rodríguez) http://www.patrimoniojandalitoral.es/presentacion_coord.htm