¿PARTICIPACIÓN CIUDADANA?

¿PARTICIPACIÓN CIUDADANA?, O MÁS BIEN UN ENGAÑO, Y UNA FALTA DE RESPETO A LA CIUDADANÍA

Como nos temíamos, finalmente no ha habido información, y las escasas acciones de participación conocidas están siendo más cosméticas que reales. Este mal llamado Proceso de Participación Pública ha sido un fraude, un fiasco, casi una tomadura de pelo a la ciudadanía, y un engaño para con los organismos que financian estas actuaciones

Desde ANA emitimos un nuevo comunicado en relación al <Programa de Regeneración del Espacio Público Urbano -Inversión Territorial Integrada (ITI) de la provincia de Cádiz- Regeneración Integral de la Accesibilidad del Centro Urbano y la Interconexión Peatonal entre Barrios del Centro Histórico de Medina Sidonia>, en nuestro primer comunicado decíamos <SIN INFORMACIÓN ES MUY DIFÍCIL LA PARTICIPACIÓN. ANA pide al Ayuntamiento de Medina Sidonia transparencia, la mayor información y un verdadero proceso de participación ciudadana.> y en el segundo comunicado a la vista de las novedades decíamos <ANA califica de propaganda el programa de REGENERACIÓN INTEGRAL DE LA ACCESIBILIDAD DEL CENTRO URBANO de Medina Sidonia.>.

En este tercer comunicado analizamos la publicación realizada por el Ayuntamiento este miércoles 7 de abril, una encuesta online bastante mal planteada, peor redactada, con preguntas muy genéricas, algunas absurdas y otras mal intencionadas, por lo confuso de sus posibles respuestas, y muy poco adaptada a la realidad del Casco Histórico de Medina Sidonia, y que nada tiene que ver con los contenidos concretos del proyecto.

Ha pasado casi mes y medio desde que se aprobó el Plan de Participación Ciudadana en el Pleno del 26 de febrero, el cual se debería haber desarrollado durante el mes de marzo y el inicio del mes de abril, con el fin de que se pudiera conocer, opinar y mejorar el proyecto que se estaba elaborando por parte de técnicos municipales, antes de su remisión a la Junta de Andalucía, prevista para el 30 de abril.

Durante este tiempo no se ha podido ver ni un solo plano, ni una sola imagen, ni un solo dato detallado de lo elaborado, ni una sola explicación por parte de los autores. Este conocimiento era una premisa básica para poder aportar algún tipo de mejora a sus contenidos. Solo algunos privilegiados han podido ver unos planos sobre una mesa. Planos que no han salido de esa sala, cuando hubieran podido ser expuestos en la planta baja, o en el atrio, del ayuntamiento, ni tan siquiera se han publicado en los medios digitales, para que cualquier persona interesada pudiera verlos y opinar sobre ellos. 

Se ha considerado que ese material era reservado, o casi de «alto secreto», que no se podía mostrar a una ciudadanía «inculta», olvidando que precisamente eran esos planos y esos diseños los que deberían haber sido el objeto de la participación ciudadana. 

La pandemia ha favorecido la falta de voluntad participativa del ayuntamiento, como excusa para reducir aún más la difusión de la información y la participación de la ciudadanía, al mismo tiempo que resulta mucho más fácil «engordar artificialmente» el posterior informe, con datos difícilmente contrastables.

Ni tan siquiera se ha llegado a aportar la más mínima información sobre algunas decisiones básicas para el futuro de las calles y plazas afectadas, como son las previsiones de mantenimiento/eliminación del tráfico, o el aparcamiento, los accesos para carga y descarga, o el funcionamiento del transporte público, etc. Tampoco se ha informado sobre el alcance de las obras de reurbanización previstas respecto de la renovación de las redes de servicios básicos, o si se tiene intención de soterrar los cables aéreos y adosados a las fachadas, que tan negativos son para la imagen del Casco Histórico.

Por si fuera poco, la escasa información al respecto que se ha ido generando, y que se ha llegado a colgar en la web municipal, está dispersa y resulta difícil de localizar para cualquier persona interesada que la busque. Primero se publicó el Plan de Participación Ciudadana aprobado en el pleno del 26 de febrero, aunque casi una semana después. A continuación, y en semanas sucesivas, llegarían varias noticias con fotos de personas viendo supuestos planos del proyecto, mientras escuchaban explicaciones técnicas. Con casi un mes de retraso se hizo público una especie de folleto divulgativo, acompañado de un vídeo con el mismo contenido que el pdf, pero con música, y finalmente, hace unos días, se añadió un enlace a una especie de encuesta online. Pero sin embargo esta escueta e insuficiente documentación no se ha agrupado y localizado bajo un único epígrafe, y la mayor parte de estos documentos son difícilmente accesibles a cualquier persona que quiera consultarlos. Incluso es difícil encontrar la dirección de correo a la que se pueden mandar sugerencias. Al Portal de Transparencia no ha llegado nada. 

La gota que ha colmado el vaso ha sido la publicación el 7 de abril de una encuesta online, bastante mal planteada, peor redactada, con preguntas muy genéricas, algunas absurdas y otras mal intencionadas, por lo confuso de sus posibles respuestas, y muy poco adaptada a la realidad del Casco Histórico de la ciudad, y que nada tiene que ver con los contenidos concretos del proyecto. Ni siquiera se llega a mencionar y preguntar por calles y plazas concretas que componen el ámbito de actuación, salvo la Plaza de España.

A estas alturas del proceso se sigue preguntando sobre generalidades y banalidades que nadan tienen que ver con el diseño y los contenidos de un proyecto de urbanización que se circunscribe a un ámbito muy concreto. Parece claro que si alguien se anima a rellenar esta encuesta lo que va a hacer es opinar sobre cuestiones generales del Casco Urbano y de su uso, sin relación con las obras previstas, y con el peligro de acabar marcando lo contrario de lo que opina, ante lo confuso de algunas preguntas / respuestas. Mientras tanto, en otro lugar, «los que realmente saben lo que se pretende hacer» terminan de elaborar el proyecto, sin «molestas interferencias».

Suponemos que el proyecto básico y de ejecución ya estará casi terminado, sin la más mínima intervención de los vecinos o de sus representantes. Pero es seguro que se piensa acompañar de un vistoso, pero al mismo tiempo muy falso, Informe o Memoria de Participación, para justificar ante quien corresponda que se ha hecho un amplio y brillante proceso de participación, y que ha servido para enriquecer el proyecto con las opiniones de los futuros usuarios de los espacios públicos afectados, lo cual es evidente que no sería verdad.

En resumen, todo este mal llamado Proceso de Participación Pública ha sido un fraude, un fiasco, casi una tomadura de pelo a la ciudadanía, y un engaño para con los organismos que financian estas actuaciones, y que exigen verdaderos procesos participativos. Sin embargo, estamos seguros que tanto el alcalde, como su equipo de gobierno, consideran que lo realizado ha sido todo un modelo de participación ciudadana, y que, para ello, con un excesivo e injustificado desembolso de dinero público, se ha contado con los mejores profesionales en estas materias, aunque no se sabe muy bien para lo que han servido.

Es seguro que el informe o la memoria de participación va a ser abultada y muy bien diseñada, pero también queda claro que ni ha habido Información sobre el proyecto, ni va a haber la más mínima participación en su elaboración.

Desconocemos si el proyecto será el más adecuado para los espacios sobre los que se actúa, o se estarán planteando propuestas inadecuadas o manifiestamente negativas. En todo caso, para bien o para mal, será un proyecto del gobierno municipal y de los técnicos municipales. Pero no va a ser en ningún caso el proyecto de los asidonenses.

Por ello pedimos que el mismo día 30 de abril, fecha para la que se ha anunciado la remisión del proyecto, se haga público un resumen de su contenido más relevante, con planos, imágenes y otros datos básicos. El pueblo de Medina Sidonia tiene derecho a conocer lo que su Ayuntamiento piensa hacer en la plaza de España, en el entorno del Arco de Belén, en la plaza de las Descalzas, y en el resto de calles afectadas, no es de recibo que se acabe enterando el día que empiecen las obras.